GIGANTES JUNIOREstás viendo//Francis Alonso: “A veces, quedarte en España puede perjudicarte”
Francis Alonso: “A veces, quedarte en España puede perjudicarte”

Francis Alonso: “A veces, quedarte en España puede perjudicarte”

El gran protagonista español en categoría masculina de la March Madness. Rozó la sorpresa ante Gonzaga con los Spartans de UNC Greensboro. En su tercera temporada en la NCAA, ha vuelto a brillar superando todos sus registros.

Un par de días después de la derrota ante Gonzaga, Francis Alonso seguía sufriendo la resaca de participar en una March Madness. A pesar de no dar la sorpresa ante uno de los equipos más potentes del país, el móvil del jugador español de 21 años no dejó de sonar desde el final del partido, recibiendo todo tipo de felicitaciones. Tenían continuidad en su regreso a Greensboro. Caluroso recibimiento de la gente, que le paraba por la calle para darle la enhorabuena por su papel en el torneo. Quizás abrumado por el cariño, Francis decidía pedir comida a domicilio y descansar en su habitación para cerrar el día. Nada más lejos de la realidad. El repartidor le reconocía en la entrega y la historia se repetía: más cumplidos y una charla sobre el encuentro ante los Bulldogs.

Sus Spartans son trending topic en la ciudad, una de las más importantes de Carolina del Norte. Allí donde Francis no volverá a ser anónimo. La anécdota sirve para reflejar el impacto del torneo universitario en Estados Unidos, paralizado desde el domingo en el que se desvela el bracket. Un mes de locura del que también es partícipe (o era hasta la llegada de Trump) el presidente del país. Experiencia inolvidable que el andaluz ha tenido la oportunidad de vivir en su tercer año en el college, curso en el que ha crecido tanto a nivel colectivo como individual. Charlamos con él para hacer balance y conocer de primera mano cómo se vive desde dentro la Locura de Marzo.

Gigantes: ¿Cómo es lo que rodea a una March Madness?

Francis Alonso: Único. Al llegar, los hoteles están decorados con los colores de tu equipo. Después, entrenamiento abierto a aficionados y atención a los medios, con 45 minutos en el vestuario para que entren las cámaras a hacer entrevistas. A mí me tocó también ir a la rueda de prensa oficial. Luego sesión de autógrafos con muchos seguidores. Y hay ex jugadores, ahora comentaristas, como Webber tomando notas sobre nuestro equipo. Algo increíble. Antes está el Selection Sunday [donde se desvelan cruces], retransmitido a nivel nacional. Casi todo el mundo lo sigue, hay tensión. Cosas que no se ven en España. No hay que olvidar que esto no es nivel profesional.

G: Estuvisteis cerca dar la sorpresa ante Gonzaga (64-68). ¿Sabor agridulce?

F.A.: Sabíamos que teníamos talento para plantar cara a cualquier equipo del país y lo demostramos. Después del partido duele saber que podíamos haber dado la sorpresa. Pero hay que estar satisfechos de lo que hemos conseguido. Sensación de rabia, pero también positiva por saber que estamos a ese nivel. Nos servirá de motivación para el año que viene.

G: Cierre casi perfecto a un gran curso (15,6 puntos por choque, Quinteto Ideal y campeón de liga regular y torneo de conferencia). ¿Qué valoración haces a nivel individual y colectivo?

F.A.: Orgulloso. No habíamos alcanzado el torneo final desde hace 17 años, era un objetivo importante para la evolución del programa. Estamos en proceso de ser un college potente a nivel deportivo. Y en el prisma individual, contento por lo que he conseguido, pero tengo algunos objetivos por cumplir y espacio para mejorar como jugador, es en lo que me voy a centrar ahora. El verano es la mejor etapa para mejorar, tengo ganas de empezar el trabajo.

G: ¿Tienes pensado cerrar ciclo universitario o te plantearías comenzar tu carrera profesional si llega una buena oferta? ¿Qué te motivaría a seguir con casi todo ya conseguido en UNCG?

F.A.: No he tenido tiempo de pensarlo. Ahora tenemos las reuniones con entrenadores para afrontar la temporada que viene. En principio, si pasara algo muy grande, tendría que estudiarlo con familia y técnicos, pero ahora sólo pienso en mejorar como jugador. Haber ganado tanto y tenido una campaña tan buena hace que uno se dé cuenta de que por capacidad y talento este equipo puede llegar alto. La motivación principal es volver a sentir las emociones que hemos tenido este curso.

G: ¿Cuál ha sido el papel de tu padre en tu formación?

F.A.: De él he aprendido casi todo. Crecí en Málaga viendo basket. Ha sido una parte muy grande en mi vida, clave en los éxitos que he tenido. No sólo por el trabajo que hice con él cada día, sino por mentalidad y la manera en la que me ha inculcado la importancia del trabajo diario, el hambre de aprender y la pasión. En casa tenía un padre y un entrenador. A veces es difícil aguantarlo, pero hay que tener buena cara: no todo el mundo tiene la oportunidad de tener un cerebro en casa como el que tiene él sobre baloncesto.

G: ¿Te sientes más cómodo como base o como escolta?

F.A.: Crecí jugando de base, aunque ha habido momentos en los que he jugado de 2. Mi tiro y poder generar con balón me han permitido jugar en ambas posiciones. Me siento cómodo jugando donde se me diga. Lo importante es estar en pista. De base tengo aspectos que mejorar, aunque me siento bien jugando ahí, y de escolta tengo facilidad por mi tiro.

G: ¿Por qué decides cruzar el charco? ¿Cómo surgió la oportunidad?

F.A.: Compaginar estudios y basket. En USA te dan la oportunidad, irrechazable tras ver a amigos renunciar a los estudios por el basket o al revés, como Luís Conde, que dejó de jugar por estudiar medicina. La NCAA es una experiencia bonita, también por la vivencia personal: idioma, cultura, gente nueva. Cuando aposté por ir, nos comunicamos con gente de prep school. Decidí estar un año allí para no pasar directamente al college por el tema de adaptación. Fue un año duro pero muy importante para mí. El verano anterior, jugando con la Selección, muchos colegios se pusieron en contacto conmigo. Comencé a hablar vía online y di el paso.

G: ¿Por qué elegiste UNC Greensboro?

F.A.: Mostró interés todo el año. Seguí consejos de los que sabían sobre el tema del reclutamiento. Me dijeron que esperara a ver cuáles eran las universidades interesadas, y una fue UNCG. Hubo más ofertas que rechacé. Conocía a gente de España con contactos en Greensboro e hice una visita oficial: 48 horas con todo pagado. En cuanto puse un pie aquí, me encantó: gente, equipo, valores, cultura, diversidad de estudiantes. Me enamoró y no me arrepiento.

G: Sebas Saiz salió de la NCAA preparado para jugar a primer nivel en la Liga Endesa, en situación competitiva similar a la de sus compañeros de generación. El mejor jugador de la tuya, Marc García, no ha tenido minutos de calidad en ACB, al igual que gente con la que coincidiste en la cantera de Unicaja como Belemene o Karahodzic. ¿Crees que cada vez es mejor opción para prospects de primer nivel apostar por el basket universitario?

F.A.: Antes de irme, Unicaja me ofreció un contrato que estudié. Pero mi razón fue sólo académica. Sé de jugadores y amigos que no han tenido minutos y oportunidades para jugar y demostrar su evolución. A veces, quedarte en España puede perjudicarte. Los clubes tienen estructuras diferentes, algunos facilitan el camino a los jóvenes, con equipos filiales que te permiten evolucionar y dar el salto a la ACB, y otros, por desgracia, carecen de ellas. La NCAA te da la oportunidad de mejorar como jugador, adaptarte a otro estilo y si te lo ganas, jugar y demostrar tu talento. No es fácil, hay jugadores de calidad que se juegan dar el salto a Europa. A la hora de decidir destino hay que tener en cuenta esto, si decides mal y cambias tienes que sentarte un año. Pero hoy en día, es una de las mejores oportunidades para un joven. ¿Mejor que seguir en Europa? Tal y como está el panorama en la Liga Endesa, es probable. No hay estructuras para ayudar a los jóvenes a mejorar, mientras que las de aquí son un ejemplo para todos los países.

G: Por último, has sido internacional en categorías de formación con la Selección. ¿Aspiras a formar parte de alguna concentración con la absoluta? ¿Sigue Scariolo tu evolución?

F.A.: Representar a mi país es un sueño. El hecho de que mi generación acabará con buen papel el Europeo Sub-20 me hace seguir con más ilusión en la Selección. Scariolo y gente de la Federación sigue mi progresión en USA. El año pasado hablamos y Sergio vino a ver partidos y entrenamientos en verano en Madrid. Este año he seguido recibiendo mensajes suyos dándome a entender que están mostrando interés en mi proyección.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)