REDES

Guía NBA 2017/18: Denver Nuggets, por Andrés Monje

Guía NBA 2017/18: Denver Nuggets, por Andrés Monje

Memoria 2016-17
Balance: 40-42. Fuera de Playoffs en el Oeste
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
110 (5º) 100.7 (7º) 110.5 (29º)
Ataque 4 Factores Defensa
53% (5º) % efectivo en tiros 53.2% (28º)
27.6% (13º) Tiros libres 24.8% (6º)
14.7% (23º) Pérdidas 11.9% (30º)
27.3% (2º) Rebote ofensivo 21.3% (5º)
 
Glosario de la Memoria 2016/17:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos producidos cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el total.

nuggets

El pasado 10 de febrero Nikola Jokic le metió 40 puntos a los Knicks en el Madison, con una serie de tiro de 17/23 y acompañando la exhibición con 9 rebotes y 5 asistencias. Dos días después, Jusuf Nurkic ya formaba parte de los Blazers. Y el primer partido en casa tras el movimiento, Jokic firmó 17 puntos, 21 rebotes y 12 asistencias en una paliza a Golden State. Las dudas con el puzle interior se hicieron añicos. La era de Jokic había comenzado.

El serbio insinuó antes, durante diciembre y enero, que una fuerza estaba naciendo. Pero lo que sucedió después del traspaso fue directamente una detonación. Jokic asumió el mando del ataque y, con plena libertad creativa, asombró a la Liga. Fue un festival plagado de exhibiciones por parte de un interior con un don para generar juego. Pases sin mirar, de espaldas, picados, una eterna colección de fintas, triples-dobles… un espectáculo. Tras la salida de Nurkic, pasó a promediar 19 puntos, 12 rebotes y 6 asistencias por partido, con un 57% de acierto en tiros. Y en ese tramo Denver tuvo un balance de 16-12 y el segundo mejor ataque de la Liga.

Lo mejor de haber encontrado a la joya del proyecto (22 años) ha sido poder servirle un compañero idóneo meses después. Porque Denver se hizo en la agencia libre con Paul Millsap (90 millones por 3 años), no sólo un jugador de calibre All-Star sino el socio perfecto para Jokic en el juego interior y un enorme desahogo para el colectivo en ambos lados de la pista.

Con Emmanuel Mudiay teniendo problemas en su adaptación NBA y Jamal Murray más preparado para ejecutar que para dirigir, Denver va a poder adoptar un sistema ofensivo donde lo creativo parta siempre de sus interiores. Y todo desde una versatilidad absoluta, porque Jokic y Millsap pueden producir desde poste alto o bajo, con bloqueos o balones a la mano e incluso desde el bote. Son jugadores inteligentes, colectivos y que abren la pista. Deberían producir océanos de ventajas para el resto.

El que fuera jugador de Atlanta se verá beneficiado por jugar con Jokic y una legión de tiradores alrededor, pero defensivamente va a estar terriblemente exigido. El serbio es grande pero muy inestable protegiendo el aro, sufriendo además cuando queda emparejado con exteriores rivales lejos de él. Millsap es tremendamente listo y uno de los interiores más versátiles de la Liga, capaz de defender el perímetro y la pintura, pero suplicará ayuda para tapar todas las vías de agua que puedan surgir atrás.

Una máquina de anotar

Los monstruosos datos que dejó el ataque del conjunto de Mike Malone para cerrar la última campaña pueden ser replicables. De hecho, a pesar de la pérdida de Gallinari, el más eficiente creador desde el bote que tenía el equipo, la incorporación de Millsap y el más que posible paso adelante de algunos jugadores con el nuevo contexto deberían propiciarlo.

Denver fue un equipo top 10 en volumen de triples (uno de cada tres tiros de campo era triple) y top 10 también en acierto (37%). Con Millsap y Jokic encargándose de todo lo creativo, el técnico va a poder reducir competencias a exteriores (lo que podría limitar las pérdidas) y de paso rodearles de tiradores al gusto.

La batería es notable. Gary Harris vivió un año fantástico (42% en triples) y podría explotar este curso, pero sólo entre los exteriores tanto Jamal Murray como Jameer Nelson, Will Barton, Juancho Hernangómez y Wilson Chandler también pueden anotar de tres. Jugando a ritmos tan elevados y con semejante arsenal creando buenos tiros, si Malone es capaz de mejorar el diseño espacial, abriendo más la pista desde las esquinas, Denver tiene potencial para crear un ataque devastador.

Foto: Getty

Los formatos abiertos y dinámicos van a ser posibles. Denver renovó a Mason Plumlee, otro interior buen pasador; y a Darrel Arthur se le ha unido este verano Trey Lyles, otro interior que actúa de fuera a dentro. Además, la presencia de Kenneth Faried desde el banco posee doble función: eleva el tono físico y proyecta la forma de atacar el rebote en aro ajeno (segundo mejor dato de la NBA ahí el pasado año). La rotación es profunda y talentosa, las variantes muy amplias.

El único punto de fuga se encuentra en el puesto de base. Jameer Nelson es útil pero en febrero cumplirá 36 años y la situación de Emmanuel Mudiay no es demasiado esperanzadora: necesita el balón en un contexto en el que a su lado hay muchas mejores opciones para tenerlo y además sufre mucho con su lanzamiento exterior.

A medio plazo la opción más fiable parece ser Jamal Murray. Y si bien su poder en el lanzamiento encaja con la idea y sus limitaciones generando para el resto pueden ser camufladas con Jokic y Millsap, los problemas atrás penalizan mucho en el puesto de uno NBA. En cualquier caso, es la mejor baza para subir un peldaño en ese hueco de la estructura, porque al final contar con un exterior que desequilibrase individualmente desde el bote supondría otro salto cualitativo para la estructura.

Lagunas atrás y contextos de cambio

El ataque de los Nuggets les hizo un imán visual. Un equipo imprescindible de seguir. Pero su defensa estuvo en las antípodas de toda esa atracción. Denver cerró la campaña con el segundo peor rendimiento atrás de toda la Liga (110.5 puntos recibidos por 100 posesiones), sólo una décima mejor que el de los Lakers.

Para desesperación de Malone, firme creyente en el orden defensivo, Denver fue un cúmulo de problemas atrás. Sólo el rebote se salvó. Los Nuggets tuvieron la tercera peor defensa NBA cerca del aro (56.4% permitido), la tercera peor desde el triple (37.5% concedido), fueron martilleado en transición, donde sus esfuerzos en el rebote de ataque solían tener también consecuencias menos amables, y completaron el combo con el peor registro NBA forzando pérdidas del rival. Nadie provocó menos.

El agujero defensivo es además crítico porque arranca en el puesto de uno, donde suele generarse el primer desequilibrio, y no encuentra corrección en la zona con el de cinco, con Jokic muy frágil ahí. La llegada de Millsap va a flexibilizar el sistema de ayudas y puede corregir ciertos desajustes dentro, ayudando a Jokic. Además, el potencial en las alas puede ser interesante junto a Chandler, otro perfil muy versátil. Pero se antojan pocos argumentos para responder a tantas amenazas enfrente.

Ataque extraordinario y defensa catastrófica son dos conceptos que parecen destinados a coexistir, al menos si Malone no saca un conejo de su chistera atrás o la Gerencia mueve fichas. Claro que esta última opción no resulta descartable con una rotación profunda en la que podría no haber minutos y roles importantes para todos.

Will Barton -agente libre sin restricciones el próximo verano- y Wilson Chandler (con opción para serlo) pueden ser movidos. Al igual que Kenneth Faried, en permanentes rumores de cambio desde hace un tiempo. Si alguno de los jóvenes comenzase a explotar, como el caso de Juancho Hernangómez en las alas, cualquiera de esos jugadores podría verse involucrado en un traspaso. En ese sentido, existe margen de maniobra para cubrir carencias.

Datos de lupa:

  • Colectivo:

Denver sólo tuvo un quinteto con más de 200 minutos acumulados. Y únicamente dos pasaron de 90. Las pruebas fueron constantes.

  • Individual:

Nikola Jokic se convirtió en el primer pívot en cuatro décadas que promedia al menos 16 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias teniendo, como máximo, 22 años.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 104.5 millones
  • Límite salarial: 99.1 millones
  • Impuesto de lujo: 119.2 millones
  • Mínimo salarial: 89.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Denver buscó un salto de calidad en el mercado de agentes libres y encontró uno casi ideal para su estructura, consiguiendo firmar a Paul Millsap (90 millones por 3 años, el último opción de equipo). Además nadie agradecerá más esa llegada que Nikola Jokic, su compañero en la pintura. Y considerando que el serbio es el jugador más importante del proyecto, el movimiento fue un gran éxito.

Pese al nuevo contrato, la flexibilidad de los Nuggets sigue siendo casi total. Aparte de Millsap, sólo hay dos contratos por encima de los 10 millones (Faried y Chandler), circunstancia que deja el payroll extremadamente reducido a medio plazo. Lo relevante no obstante será ir asegurando piezas de futuro. Una vez resuelta la extensión de Gary Harris (84 millones por 4 años), en el horizonte aparecen las posibles de Emmanuel Mudiay y Trey Liles (obtenido vía traspaso con Utah). Pero sin duda, de entre las decisiones futuras, ninguna más importante que resolver el futuro de Jokic, agente libre sin restricciones en 2019. Hasta entonces, margen de maniobra absoluto.

Jugador a seguir:

Lo que Nikola Jokic protagonizó el curso pasado fue asombroso. Y la mejor noticia para los Nuggets es que el show del Joker apenas puede estar dando sus primeros pasos. Su progreso físico, tanto a la hora de mejorar explosividad como incrementar su resistencia, será clave para su evolución. Pero si lo consigue su límite será el cielo.

Foto: Getty

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *