REDES

Guía NBA 2017/18: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Guía NBA 2017/18: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Memoria 2016-17
Balance: 42-40. Eliminados en Primera Ronda (Toronto, 4-2)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
106.9 (13º) 96.7 (26º) 106.4 (19º)
Ataque 4 Factores Defensa
52.7% (7º) % efectivo en tiros 51.8% (20º)
27.4% (16º) Tiros libres 28.8% (23º)
14.4% (19º) Pérdidas 15.1% (5º)
21.5% (22º) Rebote ofensivo 24.6% (26º)
 
Glosario de la Memoria 2016/17:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos producidos cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el total.

bucks

Hasta el año pasado, Kevin Garnett era el jugador más joven de la historia en promediar 22 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y al menos un tapón durante una temporada NBA. Lo consiguió (en 2003) con 26 años. Pero la marca fue destrozada por un alien la última campaña. Ese alien se llama Giannis Antetokounmpo.

El griego firmó el hito con 22, añadió a la nómina más de una recuperación por partido y acompañó la barbarie con, lo mejor, un inequívoco aroma de grandeza. Tanto en la forma de desplegar sus cualidades, abonado al rol de Point-Forward (alero con funciones de dirección), como en la parcela visual, donde no hay ojos suficientes para verlo. Es un perfil verdaderamente especial.

Antetokounmpo levanta 211 centímetros del suelo y tiene 221 de envergadura, pero se mueve con una velocidad y plasticidad casi absurdas para su tamaño. Es un felino en el cuerpo de un interior que, para colmo, actúa de base. Él lidera los ataques, toma las decisiones y asume responsabilidades. En defensa es simplemente material extraterrestre, pudiendo defender prácticamente las cinco posiciones. Transmite la sensación de poder llegar a todo, tanto lejos como cerca del aro, porque en realidad así es. Es un prototipo físico adelantado a su época, que une todas las cualidades imaginables y las arroja sobre la cancha.

Tras insinuar su potencial creativo en el tramo final del curso 2015-16, Jason Kidd le ofreció pleno mando el último y la respuesta fue la esperada: un espectáculo. El griego elevó su uso ofensivo al 28% y lo destinó sobre todo a funciones generadoras. Rebajó su volumen de pérdidas (por debajo del 11%, el más bajo de su carrera) e incrementó su influencia en asistencias (5.4). Fue una pesadilla en transición y se mostró letal encarando el aro (65% de acierto a menos de tres metros).

¿Dónde está el límite? Lo delimita sobre todo su lanzamiento. Ejerciendo ya como uno, acreditó un 32% de acierto en tiros tras bote, cifra que bajó al 24% si estos eran triples. Y con un volumen muy escaso (la mayoría fueron cerca del aro). Antetokounmpo está a un lanzamiento tras bote fiable de convertirse en un virus sin solución, en un arma imparable. Pero ha de adquirirlo.

¿Qué formas tiene su equipo de ayudarle? Sobre todo acelerar el ritmo (quinto más lento) y mejorar su espacio ofensivo (entre los diez volúmenes más bajos de triples). Es decir dotar de velocidad y amenaza de tres a un espécimen que, con ellas y un tiro consistente, pasaría a ser automáticamente material MVP.

Talentos para arropar

Una vez ha encontrado el tesoro y lo ha dirigido al camino correcto -lo más complejo-, el siguiente desafío de Milwaukee es rodearlo lo mejor posible. Por fortuna el proyecto ya cuenta con mimbres jóvenes, con impacto y complementarios. Lo esencial, no obstante, es que tengan continuidad y puedan desarrollarse junto al monstruo.

Jabari Parker, el de más posibilidades, sufrió el pasado febrero su segunda lesión de ligamento cruzado anterior en la rodilla izquierda. Terrible para un jugador de 22 años. A pesar de que superó la primera de forma fantástica y su rendimiento fue magnífico hasta la lesión (20 puntos y 6 rebotes con buenos porcentajes), su vuelta está estimada para el próximo febrero. Su versatilidad y repertorio son muy valiosos pero de nuevo será preciso ver en qué estado regresa tras otra baja de un año.

Foto: Maddie Meyer/Getty Images

Sin Parker será obligado el paso delante de Khris Middleton, quizás uno de los aleros más infravalorados de la Liga. Ofensivamente Middleton es seguramente el jugador más necesario para Giannis. Excelente tirador (43% en triples el pasado año), muy sólido creando desde el bote y aplicado atrás. Considerando además su gran tamaño (2.03) y poder atlético, hay pocos complementos con más sentido colectivo y buen encaje en sistemas de vanguardia en toda la Liga.

Otro de los casos más sugerentes lo representa Malcom Brogdon. El jugador formado en Virginia (donde cumplió ciclo universitario) dejó sensaciones fantásticas y acabó siendo elegido ‘Novato del Año’, pese a haber sido elegido meses antes en segunda ronda del Draft.

Brogdon mostró una adaptación defensiva brillante al puesto de uno NBA e hizo gala de una toma de decisiones y eficiencia muy por encima de lo normal. Metió el 40% de sus tiros de tres (43% en catch&shoot) y repartió 2.8 asistencias por cada vez que perdió el balón. Datos de élite. Resulta muy interesante descifrar cómo puede asumir más peso ofensivo pero si es capaz de hacerlo con naturalidad… los Bucks habrán encontrado otro diamante.

Maximizar el potencial atrás

Además de Parker, Middleton y Brogdon, los tres secundarios más importantes, la franquicia posee más recursos jóvenes que desarrollar mientras se les acomoda en la estructura que domina Antetokounmpo. En la nómina se buscan sobre todo dos valores: la versatilidad física con sentido defensivo y la búsqueda del espacio en ataque.

A pesar de tener perfiles poderosos en lo atlético y defensivo, Milwaukee volvió a tener un rendimiento atrás por debajo de la media NBA, no pudiendo alterar planes ofensivos del rival como hubiera deseado Kidd. El equipo recibió un enorme volumen de tiros de tres (34%, sexto dato más alto) y fue el que menos lanzamientos  de media distancia recibió (sólo un 11% del total), siendo esa parcela la menos eficiente del ataque y, por tanto, la que más conviene provocar.

El esquema sigue queriendo ser agresivo en el perímetro y tratar de acelerar el ritmo, generando transiciones. Pero la práctica fue algo diferente, ya que buscando proteger la pintura y con el permanente temor del rebote (quinto peor dato capturando balones en aro propio), Milwaukee acabó quedándose a medio camino. Por un lado no pudo correr tanto como querría y por el otro, viviendo con formatos muy versátiles, tampoco pudo sellar su zona al mejor nivel.

Este verano se renovó a Tony Snell (44 millones por 4 años), muy en la línea de especialistas que requiere el equipo. Y continúan tanto Matthew Dellavedova, interesante para la segunda unidad, como Mirza Teletovic –útil como combo-forward tirador-. John Henson también es alternativa de rotación aunque sus grandes condiciones como corrector de aro mostradas hace dos años (42% permitido a los rivales) cayeron en picado el pasado (50%), un dato a seguir.

Pero, pese a las distintas variantes, el salto que realmente se espera procede de Thon Maker. Con un perfil físico espectacular (extremadamente móvil para medir 2.16) y pudiendo actuar de cara al aro en ataque, los Bucks tuvieron grandes momentos con él como cinco el año pasado. Incluso encontrándose por formar en diferentes aspectos (necesita mejorar su lectura defensiva y toma de decisiones), si Maker explota su sociedad con Giannis puede resultar devastadora.

Más fuera de contexto se encuentra Greg Monroe, al que la franquicia ofrece sin éxito desde hace meses. Sin embargo siendo agente libre el próximo verano (libera casi 18 millones), adquiere valor. Por lo económico y porque buscando un nuevo contrato podrá ofrecer su mejor cara. Y pese a sus carencias atrás, sigue siendo una fuente de anotación al poste más que contrastada.

Datos de lupa:

  • Colectivo:

Milwaukee fue uno de los cinco equipos que más amenazó la esquina (el 27.6% de sus triples llegaron ahí).

  • Individual:

En grandes volúmenes (mayores al 20%), sólo Durant y Porter Jr fueron más efectivos que Antetokounmpo en transición, donde anotó 1.28 puntos por jugada.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 119.3 millones
  • Límite salarial: 99.1 millones
  • Impuesto de lujo: 119.2 millones
  • Mínimo salarial: 89.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Milwaukee tiene siete jugadores por encima de los 9 millones de dólares. Y ninguno de ellos es Jabari Parker, la próxima gran decisión que deberá tomar la franquicia en los despachos. Pero la situación no es para asustarse, Greg Monroe puede liberar casi 18 millones de dólares el próximo verano y la columna vertebral, Giannis aparte, es asumible

Lo vertebral está asegurado, la extensión de Giannis Antetokounmpo comienza a hacerse efectiva esta campaña y el resto de acuerdos son muy asumibles, con Khris Middleton y John Henson siendo los de mayor volumen pero no superando los 14 millones ni los 3 años. Milwaukee este verano sólo asumió la renovación de Tony Snell (44 millones por 4 años) por lo que John Horst, el nuevo (y jovencísimo) General Manager, tiene las bases afianzadas del proyecto. Uno aún sin demasiados compromisos y comandado por un potencial candidato al MVP. No suena mal, señor Horst.

Jugador a seguir:

Zancadas inalcanzables, mates en bucle, tapones inesperados… y una capacidad de pase sensacional. Un base de 2.11 en prime time. Giannis Antetokounmpo es un dibujo animado que compite en la NBA. Su progresión parece disparada a luchar por el galardón de MVP a medio plazo, con el lanzamiento como gran lunar de un perfil altamente adictivo.

Foto: Stacy Revere/Getty Images

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *