El desprecio de uno de los dueños del Panathinaikos hacia el Murcia