free stat tracker
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 31/01/2012 | Salir de la hemeroteca
3/37

El alero del Besiktas revive viejas sensaciones tras una temporada en blanco

Adam Morrison: “Sienta bien jugar al baloncesto”

(Foto: Alberto Nevado)
Por Fernando Martín
x
fernandomartineaies/15/8/15/19
http://www.gigantes.com
Última actualización 31/01/2012@10:41:31 GMT+1

Han pasado ya casi seis años del draft en el que los Charlotte Bobcats eligieron a Adam Morrison (Glendive, 1984) en la tercera posición. Mismo tiempo desde que fuera el máximo anotador de la NCAA en su último año en Gonzaga (28.1 puntos de media) y nombrado mejor jugador del país ex aequo con J.J. Redick. Y en ese tiempo la carrera del alero de Montana tomó una pendiente decreciente hasta llegar a un punto que parecía de no retorno.

Cortado por los Wizards en el training camp de 2010 se quedó descabalgado, sin equipo, negando ofertas de Europa y esperando una llamada que nunca llegó. Ha reconocido que incluso meditó retirarse.

Por eso, cuando en septiembre fichó por el Estrella Roja de Belgrado en un intento de reactivar su carrera, a los que admiramos su juego (y su carácter, especialmente su carácter) se nos activó la misma pregunta interior. ¿Va en serio esta vez? Es pronto aún para emitir un juicio, pero las señales son positivas.

“(El baloncesto europeo) es… diferente. Pero sienta bien jugar al baloncesto”, nos dice en la zona mixta tras un caliente Fuenlabrada-Besiktas resuelto a favor de los madrileños (72-70) después de una retahíla de errores arbitrales, roces y gestos nada amistosos. Lo que sienta bien es empezar a parecerse al anotador que fue antes de una determinante lesión de rodilla que le hizo perderse su segundo año entero en la NBA. Antes de ser traspasado a los Lakers y ganar dos anillos que más que un éxito hoy tienen pinta de lacra. Porque no fueron anillos sudados; más bien caídos del cielo.

Morrison anotó 16 puntos en el Fernando Martín, 12 de ellos en el segundo tiempo y gran parte con su juego clásico de tiros en caída tras finta o bote, para los que, si está inspirado, hay poca defensa. Su equipo cayó en un emocionante final. La última bola no fue para él.

“Es una forma dura de perder. [Mike] Hall acertó con un tiro dificilísimo. Pese a que no jugamos bien tuvimos nuestras opciones e incluso el último tiro. Espero que lo hagamos mejor en Turquía”, apunta. “En esta ronda nos quedan dos partidos en casa. El entrenador nos ha insistido en que, pese a lo de hoy, si los sacamos podemos terminar primeros de grupo”. El jugador se deja guiar porque aún no ha podido estrenarse ante su afición. Es más, al haberse celebrado el All Star turco, el de Fuenlabrada solo fue su tercer encuentro con el equipo albinegro.

Morrison llegó al Besiktas en la segunda semana de enero. A finales de noviembre había salido del Estrella Roja (a petición propia; promedió 15.5 tantos en la Liga Adriática) con la esperanza de encontrar un hueco en la NBA. La llamada tampoco llegó esta vez. Sí de otros equipos europeos. Españoles, como nos confirma. “Sí, hubo interés real. Mi agente habló con el Valencia y con algún otro equipo español, pero al final ninguna de esas negociaciones salió adelante. Ahora estoy contento de estar donde estoy, en el Besiktas”.

En el club del barrio costero de Estambul Morrison comparte vestuario con otros dos exNBA, Arroyo y Mensah-Bonsu. El mismo vestuario que abandonó Deron Williams en noviembre y que Allen Iverson habitó efímeramente la temporada pasada. Su Besiktas tiene altas miras. “Hay gente con mucho talento en este equipo. El club quiere títulos, copas, y es lo que hay que intentar hacer. Espero poder ayudarles a llegar lejos”.

A Morrison jugar en Europa le recuerda, en cierto modo, a su etapa universitaria. “Es volver otra vez a esas atmósferas cargadas, aficiones enloquecidas, defensas zonales, pabellones pequeños… Todo eso es lo mismo, otra vez”, señala.

Su Besiktas es el gran favorito para ganar la Eurochallenge y pretenden ser alternativa a Efes y Fenerbahçe en los títulos nacionales. Aspiración algo atrevida, pero ya se verá. Al margen de los resultados del equipo habrá que seguir con atención a su número 33. Sin mostacho pero con una escandalosa melena. Ver si la resurrección es real. “¿Te planteas hacer carrera en Europa a partir de ahora o tu objetivo es volver a la NBA?”, le pregunto. “No lo sé. Quién sabe lo que pasará en la NBA en el futuro, quién sabe lo que pasará en Europa… Iré año a año”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (8)   No(0)
3/37
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Gigantes.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.