TERRITORIO AJEROEstás viendo//Libertad condicional para las zapas (capítulo II), por José Ajero
Libertad condicional para las zapas (capítulo II), por José Ajero

Libertad condicional para las zapas (capítulo II), por José Ajero

José Ajero ofrece su visión sobre la normativa que permitirá más libertad para vestir zapatillas a los jugadores de la NBA.

El Paris Saint Germain se ha convertido en algo más que un equipo de fútbol. Por primera vez, Jordan Brand da un salto cualitativo de las canchas al césped. La apuesta por Neymar y el nuevo ídolo de los suburbios franceses, Mbappé, han hecho que el JumpMan luzca en el pecho de la escuadra parisina.

París este verano acumula en sus calles las visitas publicitarias de Jordan, LeBron y Curry -Westbrook estuvo en el evento de Jordan-. El objetivo es siempre el mismo: vender zapatillas y vender la marca. Los mercados cambian y las normativas también. Vender a la puerta de casa ha muerto para las multinacionales de las suelas y los cordones. El mercado ahora es redondo y gira sobre sí mismo.

Entonces, si no hay restricción de fronteras, ¿por qué las ha de haber en los escaparates o en los espejos de venta? Nike, la marca que alberga Jordan, calza al 67% de los deportistas de la NBA. Esto es, dos de cada tres jugadores de básquet en la NBA llevan esa marca de alguna manera u otra en sus pies.

Desde que Nike llegó a la Liga (entramos ahora en su segunda campaña) hemos visto la proliferación de zapatillas de diferentes colores, cada vez más. Cada vez más, es cierto porque siempre las hubo. Pero en la 2017/18, por ejemplo, las Kyrie 4 -el modelo de Kyrie Irving- ha sido como el aviso al planeta de que los colores han llegado para quedarse.

Y de verdad que así ha sido. Este verano la NBA anuncia la definitiva libertad para las zapatillas y la inspiración personal. Esto significa que si un jugador quiere llevar un par rosa flúor y juega en los Bucks, lo podrá hacer, independientemente de que sea una fecha u otra -para situarnos más sobre este tema de fechas y demás, por favor, leed la primera parte de esta serie-.

Ahora bien, como para los gustos hay colores, la NBA no va a cohibir a los jugadores de su expresión personal, pero sí es cierto que va a poner ciertas reglas para que no se interfiera en el juego, y sobre todo, no se saque provecho económico más allá. De esta manea, el comité encargado de vigilar las zapas, impondrá ciertas limitaciones, como éstas:

– Nada de cromados. Principalmente, objetos reflectantes que puedan molestar al juego. Las canchas de la NBA son auténticos escenarios con luces perfectamente medidas y colocadas para las retransmisiones de televisión y el disfrute de la gente en las gradas. Cualquier reflejo puede llegar a deslumbrar incluso a los propios agentes del juego: jugadores, entrenadores, árbitros…

– Terceros logos. Es el gran caballo de batalla de la NBA. Un tercer logo está completamente prohibido, aunque sea como ya hiciera Stephen Curry en su visita a Washington. Después de toda la movida con Trump y la ‘no visita’ a la Casa Blanca, Steph vistió unas Under Armour con el logo de la fundación de Barack Obama. La NBA le multó y las prohibió para el siguiente partido. Los dos logos permitidos son la silueta de Jerry West y el de la zapatilla, así que la NBA vigila a destajo que no pueda haber otros.

Hay que tener cuidado y mucho con los homenajes o con los autobombos.

Por ejemplo, Karl Anthony-Towns ha sido uno de los tipos que más ha utilizado las customizaciones en las zapatillas. Dibujos con aerógrafo según sus pasiones. En una de ellas lucía las siluetas de los protagonistas de la serie de Netflix Stranger Things y fue sancionado. Llevaba la línea gráfica de la serie, las letras de la cabecera y le fue negado rotundamente al tratarse de otra marca.

En Charlotte, Frank Kaminsky vio como sus superzapatillas customizadas era denegadas por llevar el nombre de su propio podcast. Tal cual. Al fin y al cabo la NBA lo entendió como publicidad innecesaria y gratuita para sus cosas.

Ah, claro, y por último… los equipos podrán vetar a sus jugadores. Bueno, no sé si el término es vetar o imponer en bien del grupo. Es decir, buscar unidad de calzado y colores como ya hemos visto en algunos casos para dar mayor sensación de conjunto.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)