Finales Clásicas (IV). El Zar Sabonis impone su ley. La del más fuerte (1994)

Finales Clásicas (IV). El Zar Sabonis impone su ley. La del más fuerte (1994)

Cuarta entrega de la serie de las finales ACB entre el Real Madrid y el Barcelona contadas en Gigantes del Basket. Dejamos atrás los ochenta (Fernando Martín versus Norris; Petrovic y Epi; Corbalán – Solozábal…) y nos adentramos en los noventa. Y en este capítulo, un nombre acapara toda la atención. Arvydas Sabonis.

‘Sabonis, el señor del terror’. Elocuente titular de la crónica de los dos primeros partidos de la final. El pívot lituano cumplía el segundo de sus tres años en el Real Madrid. Y en esta final impuso su ley totalmente. Los blancos revalidaron título por la vía rápida (3-0). ‘Un campeón inapelable’, titular de portada una semana después.

Partido 1. Real Madrid 81 – Barcelona 74

Santos nos hizo un traje en el primer tiempo y Sabonis en el segundo”. Aíto resumió con esta frase sus sensaciones tras el primer partido de la final. El escolta gallego del Madrid anuló a Epi (4 puntos) y fue decisivo para abrir brecha (40-29 al descanso). Tras el intermedio, el gigante lituano remató la faena intimidando los ataque catalanes y combinándose con Joe Arlauckas (26) para sumar 51 (el 63% de los puntos blancos). Los tres americanos del Barça no bastaron: Crowder (24), Massenburg y Fred Roberts (12 cada uno).

Partido 2. Real Madrid 79 – Barcelona 69

Dos días después, la influencia de Sabonis se acentuó aún más que en el primer choque: 21 puntos, 18 rebotes, 4 tapones, 3 asistencias… ¡Imperial! Aíto incluyó en el quinteto inicial a Montero en vez de Salva Díez. Pero los azulgranas no lograron evitar caer presa del dominador gigante báltico. Massenburg firmó buenos números ante Sabonis (17+16), pero insuficiente para aspirar a ganar. Los de Clifford Luyk, con una rotación de ocho jugadores, lanzados hacia el título.

Partido 3. Barcelona 64 – Real Madrid 77

Sin titubeos. El Real Madrid cerró el playoff con una victoria incontestable en el Palau Sant Jordi. Pese a la baja por lesión del capitán Biriukov, los visitantes apretaron para sentenciar. Rimas Kurtinaitis (5/6 triples) se alió con su compatriota para congelar el coliseo barcelonés. Sabonis, 18+20. “Llevo dos años y medio como entrenador del Madrid. Cuando llegué, se llevaban siete años sin ganar la Liga. Ahora hemos conquistado dos seguidas”, recordaba Luyk.