Las interesantes reflexiones de Chiqui Barros, destacado entrenador en baloncesto femenino

Las interesantes reflexiones de Chiqui Barros, destacado entrenador en baloncesto femenino

Pasamos revista con Chiqui Barros, formador destacado del baloncesto femenino, que asegura querer volver a entrenar

Chiqui Barros es uno de los mejores entrenadores del baloncesto femenino español aunque, tras un cuarto de siglo en los banquillos, publicar varios manuales y dirigir campus, este sabio del baloncesto disfruta trabajando con cualquier categoría o edad.

· Le encontramos dando charlas online para la federación de piragüismo sobre cómo afrontar el confinamiento ¿predica con el ejemplo?

«Trato de hacerlo. En la vida hay que saber adaptarse a cada situación y preguntarse cada día: ‘¿Qué puedo hacer para mejorar?’. Aunque la realidad te ponga retos que superan la ficción, como está ocurriendo actualmente»

· Usted ha demostrado esa capacidad para reinventarse permanentemente a través de su extensa carrera. Ascensos masculinos y femeninos, títulos internacionales… ¿Con qué se queda?

«Pues yo me declaro entrenador de baloncesto y esta condición no entiende categorías o edades. A mí siempre me tiró el básket formativo esté donde esté. No entiendo el plantear una temporada sin poner retos de mejora a mis pupilos. Si son jugadores o jugadoras me da igual. Por suerte viví experiencias inolvidables a ambos lados»

· ¿Quizás el más más especial fue cuando conquistó la liga de Ecuador y el campeonato sudamericano?

«Fue increíble porque pasó en un espacio muy corto de tiempo y tuve la gran suerte de dirigir a estrellas mundiales como Yvonne Turner y a gran parte de las jugadoras de la selección nacional. Pero tampoco olvido el año que derrotamos en dos ocasiones al Perfumerías Avenida con un Bembibre casi de LF2. Ese año nos quedamos a un paso de la final de la Liga Femenina y si pasamos hubiéramos competido con el mejor Rivas»

· ¿Cómo se especializa uno en milagros?

«Conectando con las jugadoras y trabajando sin parar. Convenciéndolas de que esto es un deporte de equipo y con la fuerza del grupo se pueden superar los retos más increíbles. Los entrenadores tenemos que saber de baloncesto, pero en la misma medida de psicología y comunicación»

· ¿Por eso es usted un docente reconocido?

«Sólo soy un simple entrenador que adora su trabajo, el hijo de un loco del deporte que fue un gran directivo»

· No me diga que España también podría exportar directivos.

«Si no exportarlos sí organizar cursos de directivos, porque es una figura clave para el crecimiento de nuestro deporte y necesitamos que estén tan formados como los entrenadores, mira lo que pasó con nuestro colectivo de entrenadores una vez que se popularizaron los cursos superiores»

· ¿Cómo se pasa de ser seleccionador de la Liga Femenina española a entrenar a un equipo de instituto en Santiago?

«Decidí dar un paso al lado por motivos personales (enfermedad de un familiar), y por suerte pude compaginarlo con mi pasión en el histórico Rosalía de Castro donde he pasado un tiempo increíble, logrando objetivos y quemando etapas como siempre»

· ¿Llegó el momento de volver a la primera línea?

«He tenido que rechazar algunas ofertas en estos años pero ahora, por suerte, mi situación familiar mejoró y me encantaría volver a sentir la adrenalina de un banquillo al máximo nivel. La experiencia de dirigir a una Selección o combinado de la Liga Femenina, como recuerdas, fue increíble. Un reconocimiento al trabajo bien hecho en aquella temporada. Además de divertirnos mucho, ganamos, por cierto»