La nueva propuesta de FIBA para terminar sus competiciones europeas de clubes