El unicornio era Brittney Griner

El unicornio era Brittney Griner

La americana, MVP de la final, conduce al Ekaterimburgo de Alba Torrens y Miguel Méndez a revalidar la Euroleague ante el Kursk (91 - 67). Stewart lesionada.

Toda la temporada hablando de las maravillosas prestaciones de Breanna Stewart, como la jugadora del futuro, y el partido del siglo lo hizo en la final una jugadora de lo más tradicional. Una ‘cinco’ en el sentido clásico del juego cuando el baloncesto era cosas de pívots. Brittney Griner dominó la final a su antojo, aunque para ser decisiva necesitara del clarividente planteamiento del español Miguel Méndez y el talento de dos fuera de serie como Alba Torrens y María Vadeeva

El unicornio tenía acento americano pero esta vez de Texas, y fue la ‘center’ de la selección americana (27 de valoración con 16 puntos y 10 rebotes) la que llevó a su Ekaterimburgo a ser el primer equipo en firmar un ‘back to back’ con dos campeonatos conquistados de forma consecutiva desde el Spartak de Moscú en 2010.

 Mal día para no ver aro

Una de las opciones que tenía el Kursk para dar la sorpresa era mantener sus grandes porcentajes de acierto (casi un 40% desde el triple han acreditado en la presente temporada). Necesitaban anotar mucho y fluido para compensar la gran circulación de balón del campeón focalizado en surtir de opciones a Griner en la zona, donde la americana mandaba con 8 puntos, 3 rebotes y 2 tapones en los primeros minutos. Respondía Mondelo con un juego más abierto aprovechando la calidad de Stewart al cuatro (5 puntos, 2 asistencias) para mantenerse a tiro del campeón (21-17). Pero cuando lo predecible no desequilibra llega la hora de los genios. Por eso Alba Torrens (8 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias) abría la primera brecha significativa (30-22) propiciando el tiempo de Mondelo. Y de genio a genio, porque la salida a pista de Vadeeva -desequilibrante tras cambiar Kursk por Ekaterimburgo el pasado verano- acabó de decantar la batalla bajo aros con 7 puntos, triple incluido, para un premonitorio 37-23.

Necesitaban ver al aro las aspirantes, pero los puntos se les escapaban incluso desde el tiro libre. Cinco fallaron en una primera parte para olvidar, sobre todo por la fea lesión de Breanna Stewart (12 anotados en 19 minutos) que se tuvo que marchar a los vestuarios entre lágrimas (48-32). No volvería al partido. Igual que el Kursk que, pese a las defensas zonales, la presión a toda la pista y la batería de recursos técnicos fue incapaz de entorpecer la velocidad de crucero del campeón. Huele a dinastía con nombre español, el de Miguel Méndez que iguala a Lucas Mondelo como el técnico español con más Euroleagues de la historia (2), mientras que Alba Torrens es la jugadora con más entorchados tras levantar su quinta copa continental.

La final de la Euroliga Femenina completa