FEMENINOEstás viendo//Rivales... y hermanas: La historia de Natalia y Elena Rodríguez y cómo entrenan durante el parón
Rivales… y hermanas: La historia de Natalia y Elena Rodríguez y cómo entrenan durante el parón

Rivales… y hermanas: La historia de Natalia y Elena Rodríguez y cómo entrenan durante el parón

Natalia y Elena Rodríguez son dos hermanas que juegan a baloncesto. Hasta ahí, nada más lejos de la normalidad. Pero ahora, tras el parón por el coronavirus, las dos viven una llamativa situación: entrenan en el mismo lugar… pero por separado, ya que son rivales en la misma categoría.

La historias de las dos hermanas

Nacidas en Las Palmas de Gran Canaria y formadas en el Spar, mítico club en el que juega actualmente Elena, ambas defienden sus respectivos colores en Liga Femenina 2. Mientras que la más pequeña lo hace con apenas 16 años (jugó el pasado Europeo Sub-16) debutando en la división de plata del baloncesto español (ya ha jugado 10 partidos y casi 47 minutos a la vez que compagina su labor en el junior), Natalia defiende los intereses del BAXI Ferrol tras dejar las islas con 18 años.

Lo hizo nada más ser mayor de edad y con un importante currículum: haber sido la máxima anotadora del Campeonato de España Junior de 2016 y con Galicia como destino. Tras debutar en la Liga Femenina Endesa y con un total ya de 79 encuentros de experiencia en categorías FEB, ha llegado un parón curioso, ya que ambas hermanas estaban con muchas opciones de jugar la fase de ascenso a la máxima categoría y porque no… de enfrentarse.

«La verdad es que nos gustaría poder enfrentarnos en la Fase ya que eso significaría que las dos vamos a poder luchar por el ascenso, pero cuando hemos hablado de ello, no teníamos del todo claro cómo queríamos hacerlo. Nos hemos dado cuenta de que lo mejor sería poder coincidir primero para no tener que enfrentarnos luego en un hipotético cruce por el ascenso», cuenta Natalia, que cumplió en enero 21 años.

Cada una entrena por separado

Elena aún no tiene ni edad de sacarse el carnet de conducir, pero explica muy bien cómo llevan eso de vivir juntas y tener que entrenar en casa con objetivos distintos. «Intentamos no trabajar juntas y hacer cada una nuestras sesiones por separado en el pequeño jardín que tenemos en casa. Yo suelo bajar primero que ella y a eso de las 17:30h comienzo a hacer un trabajo de fuerza y de prevención de lesiones en tobillos y rodilla. Intento mantenerme activa y en la mejor forma posible para que, cuando podamos retomar el trabajo de grupo todo sea menos costoso, aunque casi siempre trabajando por separado».

Una historia muy llamativa que puedes leer por completo gracias a la FEB. Una sana rivalidad que, por desgracia, no sabemos aún si podrá ponerse en juego en la cancha esta campaña.

Foto: FEB 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)