Rebecca Allen, la guinda del pastel del proyecto del Valencia Basket el próximo curso