La joven veterana. El caso de Raquel Carrera y sus actuaciones en la Copa de la Reina

La joven veterana. El caso de Raquel Carrera y sus actuaciones en la Copa de la Reina

La Copa de la Reina siempre ha sido especial. No han sido pocas las jugadoras que, ya sea en previas o en entrevistas al acabar sus estrenos, han reconocido que esta competición les hace sentir diferente. Más todavía en el caso de ser anfitrionas, a pesar del escaso número de personas presentes en las gradas este año. Todo este contexto, condicionante en cada edición, trae consecuencias.

Jugadoras que se arrugan, otras que lo disfrutan pero no son protagonistas principales y, en menor medida, un pequeño grupo que no les importa todo lo que rodea a cada partido. Ellas llegan, juegan igual o mejor que lo mostrado de manera habitual y se van con el trabajo hecho. No siempre con una victoria, porque solo puede ganar un equipo, pero habiendo dejado su huella en el partido. Ver esto último en Tiffany Hayes o Sonja Vasic impresiona, pero no sorprende. Verlo en Raquel Carrera, con 19 años, impresiona y, tras 3 encuentros, está empezando a dejar de sorprender.

Araski vs Lointek Gernika, 2020

El estreno de la jugadora formada en el Celta en la Copa de la Reina. Carrera, tras una temporada de adaptación a la Liga Femenina en la que se fue haciendo un hueco en el quinteto titular, llegaba en el mejor momento a la Copa. Un aspecto que se vio desde el primer minuto de encuentro. La pívot de Araski comenzó a jugar como si lo llevara haciendo toda su vida,  tirando del carro de un equipo que contaba con jugadoras contrastadas. El trabajo de la joven de 18 años, pasados unos minutos, estaba hecho: ella sola se deshizo de los nervios de todo el equipo vasco. Carrera pasó el testigo a Barbee y Tania Pérez, y Araski, que llegaba jugando bien pero sin ser favorito ante Gernika, consiguió dar la sorpresa de los cuartos de final. En 22 minutos en pista, firmó 8 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 1 robo y, como única prueba de su extrema juventud, 3 pérdidas y 5 faltas que la sacaron del partido antes de la bocina final. Complicado pedir más.

Araski vs Perfumerías Avenida, 2020

Su primera gran actuación de verdad. Pese a su elegancia en los movimientos en la pintura con balón y su inteligencia sin balón, no es ningún secreto que Raquel salió de Vigo siendo mejor defensora que atacante. Atrás, con 18 años, seguía teniendo muchos detalles que pulir, pero pasados los meses en LF ya se le podía considerar como una defensora a tener muy en cuenta en la competición. Y lo cierto es que no hay mejor manera que demostrarlo ante las reinas de la Copa, Perfumerías Avenida. En semis, tras endosarle 89 puntos a Ensino, Avenida se quedó en la peor anotación (obviando los duelos ante Girona) de toda la temporada entre Liga Femenina y Copa. Araski recibió 60 puntos, justo los mismos que en el último choque previo a la Copa, que ya había anticipado el duelo entre vascas y salmantinas. Un día en el que Carrera ya había sido la más valorada de las vitorianas.

En las semis de Copa, Carrera asfixió al juego interior salmantino. El trabajo colectivo de Araski fue muy bueno, de eso no cabe duda, pero viendo la constante búsqueda que hacía Avenida de Carrera en defensa, su actuación debe ser valorada con un párrafo propio. De los aclarados intentados contra la joven en el poste bajo, Avenida sacó 0 puntos. En las situaciones de 2×2 en las que estaba implicada Carrera, el equipo de Miguel Ángel Ortega no llegó al 50% de acierto. Tampoco anotaron el triple punteado por Raquel. Ni ninguna de las acciones en las que la gallega saltó a la ayuda. Y, recuerdo una vez más, con 18 años.

En otros 22 minutos: 4 puntos, 7 rebotes, 4 tapones, 2 asistencias, 1 robo, 1 pérdida y máxima valoración de Araski. Otra vez.

Valencia Basket vs IDK Euskotren, 2021

El primer partido copero de Carrera con Valencia. Como anfitriona y ante IDK Euskotren, hueso siempre duro de roer. Valencia Basket sufrió de lo lindo durante más de 3 cuartos. Cada vez que conseguía unos puntos de ventaja, el grupo de Azu Muguruza volvía a respirar en la nuca de las taronja minutos más tarde. Un proceso repetido de manera constante… hasta que apareció… sí, Raquel Carrera. Con 47-45 en el marcador, Carrera, que se había ido con 6 puntos al descanso, tomó las riendas del ataque. La gallega anotó 10 puntos casi consecutivos, tan solo interrumpidos por un par de buenas acciones de Trahan-Davis y Leti Romero. Y, una vez más, resultó determinante: del 47-45 se pasó al 64-54. Una brecha que, tras un triple de Ouviña, finiquitó un complicadísimo encuentro.

En 29 minutos: 16 puntos, 4 rebotes, 1 asistencia, 1 robo, 1 pérdida y 16 de valoración. Junto a Queralt Casas, máxima valorada del encuentro. La tercera muestra seria de que Raquel Carrera pertenece a ese tercer grupo.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::