BASKET FEBEstás viendo//Se cumplen tres años del debut con España de María Conde: repasamos su impresionante crecimiento
Se cumplen tres años del debut con España de María Conde: repasamos su impresionante crecimiento

Se cumplen tres años del debut con España de María Conde: repasamos su impresionante crecimiento

La madrileña va a más. Y lo demuestra tras una temporada de sobresaliente que analizamos a continuación

Tenemos un fenómeno español que no deja de explorar nuevos horizontes. María Conde ya no es promesa, es toda una realidad. Lo dicen sus números, y sobre todo, sus sensaciones a sus 23 años y con todo el futuro por delante cuando se cumplen tres años de su primer partido internacional con la Selección Española.

Fue el 19 de mayo del año 2017. Ese día, ante Polonia, en un amistoso celebrado en el polideportivo de Bahía Sur, de la localidad gaditana de San Fernando, el público la vio ponerse por primera vez la camiseta oficial del combinado nacional. Sólo era un choque preparatorio para el Eurobasket de 2017, y Conde quizás no se podía imaginar lo que vendría a continuación.

Ese encuentro, su equipo lo ganó (69-47), con 6 puntos en 15 minuto de juego de la madrileña, al igual que la cita continental de la República Checa en la que también estaría seleccionada. Un primer oro, sumado a los muchos triunfos que obtuvo en formación, a los que poco después acompañarían un total de 30 partidos con el equipo de Lucas Mondelo y un último Preolímpico fabuloso (8,7 puntos de media).

Una temporada inolvidable para ella

Lo cierto es que, hasta el parón por el coronavirus, la alero madrileña, formada en la cantera de Movistar Estudiantes, estaba dando el paso que muchos esperaban, confirmado con su alto nivel en el torneo en el que España selló su participación en los próximos Juegos Olímpicos. Su espectacular rendimiento concordaba con lo que hizo todo el año en la Eurocup y en la liga doméstica polaca, en la que compitió con el CCC Polkowice tras jugar el año anterior en el Wisla de Cracovia.

Sus 186 centímetros de altura son toda una garantía por su versatilidad para jugar en la posición de tres y de cuatro. Así sobresalió apareciendo de manera decisiva con el combinado español y siendo una de las referentes en la clasificación para los quintos Juegos Olímpicos de la historia en categoría femenina. María Conde fue la tercera máxima anotadora nacional en Belgrado, dando el callo en el momento más caliente, el tercer choque ante Gran Bretaña, para ser la máxima anotadora del equipo de Lucas Mondelo (15 puntos), dejando, además, una de las jugadas del torneo.

Lo hizo con menos de 15 minutos de promedio, lanzando bien de dos (44%) y de tres (40%) y siendo una espada fundamental desde el banquillo para asegurar la plaza en Tokio. No debería de sorprender, ya que es un paso que se avecinaba por lo visto de María éstas últimas temporadas. «Es importante que el cuerpo técnico vea que la jugadora va progresando. Que cada año se van haciendo mejor las cosas. El repertorio aumenta, físicamente estás mejor y se presta una mayor atención a los detalles”, contaba la propia Conde durante el Preolímpico a la FEB.

María Conde tiene a sus 23 años un amplio bagaje ya en el mundo del baloncesto. Toda su formación se llevó a cabo en el Estu, pero cuando acabó su etapa junior el salto fue a Estados Unidos. En la NCAA estuvo de 2015 a 2017 en la Universidad de Florida State, lugar al que llegaba con un buen currículum tras promediar 15,8 puntos, 6,7 rebotes y 15,6 de valoración por partido en su último año en el conjunto colegial en Liga Femenina 2. Así jugaba hace ya unos añitos.

Sin embargo, en USA nunca fue capaz de encontrar la regularidad que buscaba su juego, y su regreso a España no pudo ser a un nivel más alto. El Spar Citylift Girona reclutó a Conde y la llevó a la Liga Femenina Endesa por primera vez en su carrera durante la temporada 2017-2018. Lo hizo con buenos registros tanto en minutos (más de 19 por choque) como en anotación (7,7 puntos).

Su año en España fue un perfecto trampolín para iniciar la aventura continental. Siempre en Polonia, María Conde encontró el espacio que necesitaba para mostrar todo su nivel y salirse como lo está haciendo. Su progresión en tres temporadas disputando la Eurocup lo dice todo: de 2,4 puntos en Girona en su primer año, a 10,7 puntos (más 4,2 rebotes y 10 de valoración) en el Wisla y su imparable estallido este curso.

No en vano, María Conde ha promediado 17,2 puntos (está entre las 15 máximas anotadoras de la Eurocup) y 7,4 rebotes por partido con su equipo, que se metió entre los 16 mejores conjuntos de la competición. Nunca se ha quedado por debajo de la decena de puntos anotados  este año en Europa, dando 2,2 asistencias por encuentro, registrando 18,2 de valoración y su equipo tiene un excelente +8,9 cuando ella está en pista.

Su futuro, cuando el deporte de máximo nivel regrese, es toda una incógnita. Quién sabe si volverá a nuestro país, aunque dejó abierta la puerta en una entrevista en Radio MARCA hace unos meses. «La liga española está creciendo y me planteo como posibilidad volver a la Liga Femenina Endesa». Lo que sí ha hecho María Conde en estos tiempos de confinamientos en los que está en casa es aprovechar para entrenar en el Consejo Superior de Deportes cuando se lo han permitido.

Las claves del cambio de María Conde

Su mayor agresividad. En su etapa formativa en la capital de España a María siempre se la presuponía una capacidad innata para jugar a este deporte. La incógnita siempre estaba en saber cuándo sería capaz de sacar todo el carácter que lleva dentro. Parece haber dado con la tecla. La convicción con la que se la vio jugando con España no deja lugar a ninguna duda.

El cambio en su registro de lanzamiento. Su evolución en el lanzamiento de larga distancia es un hecho, lo que le abre la posibilidad de fomentar uno de sus puntos fuertes: la penetración a canasta. María Conde mete en Eurocup más de dos triples por encuentro, y está en un buen 44,2% desde el 6,75. Ha mejorado de una forma impresionante su lanzamiento de tres (el año pasado estaba en un 33%).

La confianza. Sentirse importante en un equipo es algo que a María le viene como anillo al dedo. En el Polkowice lo está pudiendo hacer, a la vez que sigue siempre aprendiendo con jugadoras al lado de una enorme experiencia. En el conjunto polaco está actualmente la griega y también ex de Girona Artemis Spanou, también entre las máximas anotadoras de su equipo.

Su gran abanico de posibilidades defensivas. María puede jugar tanto al 3 (su posición más natural) como al 4 viendo su 1,86 de altura pero sobre todo su gran envergadura de brazos. ¿Eso que quiere decir? Pues que en defensa abre multitud de posibilidades en su equipo. Puede cambiar constantemente en bloqueos, toca muchos balones (deflection) y cambia muchos tiros (promedia casi 1 tapón en Eurocup).

Foto: Flickr FEB

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)