España se enreda y toma el atajo más largo. Octavos contra Senegal

España se enreda y toma el atajo más largo. Octavos contra Senegal

El equipo de Lucas Mondelo cae ante Bélgica, acaba segundo en la fase de grupos y tendrá que jugar octavos de final.

Dos tiros libres anotados por Marta Xargay a falta de un segundo (63-70) parecían otorgar a España el liderato del grupo y ahorrarse así el cruce de octavos. Las anfitrionas podían perder hasta por siete puntos y los dos aciertos de la gerundense ahorraban mayores especulaciones sobre el camino elegido en los cruces… Tras mucho sufrimiento e ir perdiendo hasta por 17 tantos, objetivo cumplido. ¿O no?

Tras un tiempo muerto y el correspondiente saque de banda en la otra cancha, un enceste bajo la canasta de la estrella belga Emma Meesseman congeló el pabellón Santiago Martín (63-72). Octavos de final contra Senegal. En el camino de las anfitrionas ya no aparecería Estados Unidos hasta la final. ¿El atajo más corto? Dudas en el aire…

Cuentas pendientes desde el Europeo

Quince meses después de la semifinal del pasado Europeo, España y Bélgica se volvían a ver las caras: las hispanas con cuatro cambios; las belgas, con dos. Pero la cómoda victoria de entonces por 16 puntos se torna ahora en una derrota para reflexionar.

España comenzó el partido, como dos días antes ante Puerto Rico, al ralentí. La primera canasta de dos llegó en el octavo intento (Xargay, 6-6). Dos triples de Alba Torrens daban aire a las anfitrionas (9-8), pero Bélgica demostraba tener una plantilla larga y en progresión, con ocho jugadoras menores de 25 años. En los planes de partido, la atención se centra en la pívot Emma Meesseman… pero la estrella del equipo apenas apareció en el primer cuarto. Sí lo hicieron el resto de sus compañeras: 15-19 tras diez minutos de juego… ¡con 7 anotadoras belgas! España, sin embargo, no encontraba su ritmo.

En el segundo periodo, las de Lucas Mondelo también fueron a rebufo. Únicamente los triples les permitían aferrarse al encuentro (27-27 minuto 15, Xargay desde fuera el arco). Pero Bélgica seguía ofreciendo un juego coral. Además, despertó Meesseman con tres canastas seguidas en la recta final de la primera mitad. La veterana Ann Wauters apareció en cancha en el minuto 17 y una canasta suya ponía la diferencia en siete puntos (27-34). Esa renta se mantuvo hasta el descanso (32-39). El primer y el segundo puesto del grupo, al filo de un punto. El 31% en tiros de dos (8/26), preocupante. Y que la ruidosa afición belga también ganase en las gradas, aún más.

Y un 0-6 de salida en la reanudación (32-45) encendieron todas las alarmas y otorgaba el liderato del grupo a Bélgica. Mondelo realizaba todo tipo de cambios y variantes defensivas (zonas), pero no terminaba de dar con la tecla. Las malas noticias se agolpaban: cuarta personal de Astou Ndour en el minuto 23, la muñeca afinada de la mayor de las Mestdagh, Kim (11 puntos en este tercer cuarto), varias técnicas (tercera y cuarta de Palau, minuto 28)… El marcador se disparaba en contra (44-61, máxima del partido). Un enceste in extremis de Anna Cruz dejaba un 46-61 a falta de diez minutos… Tocaba la heroica.

Un 2+1 de Meesseman que eliminaba a Astou a las primeras de cambio en el último cuarto (47-63) complicaba aún más la situación. Entonces, Mondelo apostó con Xargay como 4 y, aunque a cuentagotas y a base de agónicos tiros libres, la Selección limó diferencias hasta llegar al último minuto ocho abajo (61-69). Partido nuevo con el liderato en juego

Malas selecciones de tiro de Laia Palau y Laura Nicholls y un tiro libre de la verdugo Mestdagh (61-70 a 24 segundos), nos colocaron al borde del abismo de nuevo. Xargay pareció poner las cosas en su sitio. Pero el jarro de agua final fue brutal. Caras de incredulidad tras un partido errático. Senegal espera.