Baylor toma el relevo de Notre Dame como Reina de la WNCAA

Baylor toma el relevo de Notre Dame como Reina de la WNCAA

De heroína a villana Arike Ogunbowale, la jugadora que anotó los lanzamientos imposibles para conquistar la última edición de la WNCAA tuvo en sus manos los tiros libres para forzar la prórroga en 2019. Pero esta vez salió cruz y las ‘Lady Bears’ de Baylor se coronaron como merecidas campeonas.

Un equipo capaz de ganar 32 de sus 36 encuentros de la temporada por más de 10 puntos de diferencia, con una derrota en partido oficial (ante Standford en diciembre de 2018), sólo puede perder la final del campeonato por exceso de ansiedad. Llegaban avisadas las ‘Lady Bears’ tras sufrir en semifinales ante Maite Cazorla y sus ‘Ducks’ de Oregón y salieron decididas a no repetir experiencia.

Su defensa centrada en ahogar a Ogunbowale empezó a dar resultados en forma de recuperaciones que, en transición, aprovechaba una letal Clohe Jackson para dinamitar el partido con 10 puntos y una serie inmaculada en el tiro (5 de 5). Incluso su canasta en el último segundo del primer cuarto clavaba un nuevo puñal, esta vez emocional, en las jugadoras de McGraw (14-25). No necesitaban de momento las aspirantes a su letal pareja interior. Pero cuando Notre Dame abrió su defensa para taponar la sangría exterior, Kalani Brown encontró su espacio para prolongar el monólogo al descanso (31-43) con 12 puntos y 7 rebotes que hacían a su entrenadora Kim Mulkey besarla camino a los vestuarios.

LA ESPELUZNANTE LESION DE LAUREN COX CONGELA LA FINAL

Mantenía sin demasiados apuros su ventaja Baylor hasta que la otra torre de Baylor, la estrella de la semifinal, Lauren Cox, cayó desplomada tras un choque defensivo que quebró su rodilla. La jugadora clave ante Oregón (21 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias) se marchaba en silla de ruedas desencajada mientras que sus padres se tapaban la cara para no ver lo sucedido. Aunque Clohe Jackson seguía a lo suyo (20 puntos) el despertar de Ogunbowale (24) parecía reactivar a las ‘Fighting Iris’ que no se iban a dar por vencidas fácilmente (55-66).

CRUEL FINAL PARA OGUNBOWALE

La tiradora estaba ya encendida y le bastaron dos minutos para escribir un nuevo partido (63-66) y aunque Nalyssa Smith daba un paso adelante para compensar la baja de Cox, la base Marina Mabrey se sumaba a la fiesta con un festival desde la línea de tres para empatar el partido a 5 minutos del final con su cuarta bomba desde la esquina (74-74). Era el momento de las valientes. Con más de 20.000 espectadoras y Cox en el banquillo animando a sus compañeras apareció Kalani Brown (20 puntos, 13 rebotes, 2 tapones) para imponer su jerarquía en ambas zonas pero el baloncesto moderno es de las ‘jugonas’ y fue la ‘MVP’ del partido Clohe Jackson (26 puntos sin ningún triple, ni tiro libre intentado) quién, igual que en semifinales, decidió el partido con una eléctrica penetración frontal (81-82). Apareció Ogunbowale para inventar una entrada imposible que le daba 2 tiros libres postreros para mandar el partido a la prórroga. Pero esta vez salió cruz. Erró el primero y la heroína de 2018 no pudo repetir hazaña pese a sus 31 puntos.