¿Conoces a Nyara Sabally? La siguiente en la saga de una familia muy especial

¿Conoces a Nyara Sabally? La siguiente en la saga de una familia muy especial

El presente y futuro de Alemania. A día de hoy, así está considerada la familia Sabally en el norte de Europa. Si hemos hablado bastante de Satou y su rendimiento en la WNBA y Euroliga, esta vez lo hacemos de su hermana pequeña. Se llama Nyara, ya ha llamado la atención en multitud de torneos por sus condiciones físicas, cosa de familia, y ha debutado esta temporada en la NCAA como redshirt Sophomore.

Satou Sabally, la jugadora con raíces en tres continentes diferentes

A pesar de no haber jugado en la NCAA hasta este año, Nyara nació en el 2000. Se comprometió con Oregón, como su hermana mayor, pero tras un primer año lesionada y una recaída antes de comenzar la supuesta segunda temporada, la alemana ha pasado a un segundo plano. En la temporada 2020-2021, ya sin Satou en el equipo y con sus rodillas en mejor estado, ha podido mostrar parte de su baloncesto en la competición. De hecho, en su primera toma de contacto con la competición, ha promediado 12.9 puntos, 7.3 rebotes y más de un tapón por encuentro.

Con 1.96cm de altura y la movilidad suficiente para no ser una pívot tradicional, Sabally ha asombrado por su habilidad de realizar movimientos para los que, sobre el papel, las jugadoras de su estatura no están capacitadas. Así la describe Kelly Graves, entrenador en Oregón: «Nyara es una superdotada atleta y competidora. Es increíblemente versátil, con el físico, dureza e inteligencia para jugar en diversas posiciones. Puede jugar tanto por dentro como por fuera en ataque. Es una ganadora y ha liderado el resurgimiento de Alemania como una de las selecciones más competitivas».

Y es que Nyara, en categorías de formación, ya ha demostrado su gran proyección. Debutó en el Europeo U16F de 2015, torneo en el que promedió 9 puntos, 13.2 rebotes y 1.8 asistencias. Aunque, si un verano explotó, fue el del 2017. Sabally firmó un Europeo (División B) U18F de escándalo, llegando a sumar en semifinales 21 puntos, 18 rebotes, 6 robos y 4 tapones.

No se le puede poner excesiva presión, más si cabe tras sus desafortunadas lesiones que le han mantenido fuera durante los últimos dos años, pero no cabe duda que posee las condiciones físicas y la habilidad para jugar. Para jugar realmente bien. En unos meses, la podremos volver a ver en un nuevo proyecto de Oregon… que no tiene mala pinta.