FEMENINOEstás viendo//Entrevista con Ane Olaeta: éxito en la NCAA, amor por su tierra, referentes, futuro...
Entrevista con Ane Olaeta: éxito en la NCAA, amor por su tierra, referentes, futuro…

Entrevista con Ane Olaeta: éxito en la NCAA, amor por su tierra, referentes, futuro…

Ane Olaeta ha puesto punto final a su trayectoria en la California Baptist University. Una universidad pequeña y familiar en la que la española ha conseguido dejar su huella durante los últimos 5 años. Con destellos de mucha calidad y un juego cada vez más completo, la canterana de Lointek Gernika ya espera el inicio de su trayectoria profesional. Antes de dar el gran salto, atiende a Gigantes del Basket de la mano de Wildgo.

Recién terminados tus años en la NCAA, ¿cómo valoras todo lo vivido en California? 
Han sido muy emotivos estos últimos días. Estoy muy agradecida por estos 5 años y todo lo que he aprendido sobre la cultura y acerca de mí misma. Me quedo con la experiencia y con lo que he crecido como jugadora y persona.

¿Te esperabas algo de lo vivido?
Qué va (risas). Me acuerdo cuando vine aquí con mis padres la primera vez. Creía que iba a durar un año y que me volvería a España. Luego llegaron los 4 años… y al final 5. No me imaginé nada de esto, que iba a estar tan cómoda. 

Al tomar la decisión de unirte a CBU, ¿cuánta información tenías del baloncesto y vida en Estados Unidos?
Estaba en el instituto y solo conocía a Eneritz Larrañaga, una amiga que se vino para aquí. Yo le decía que cómo iba a ir yo para allá. Luego lo pensé, mi familia me animó para aprender inglés y hablé con algunas universidades, CBU entre ellas. Pero tenía la selectividad y estaba concentrada en eso. Llegué a ciegas.

¿Cuáles eran tus prioridades?
La primera, aprender inglés. Luego, cuando me quedé, el baloncesto tuvo más importancia. Lo mejor ha sido jugar y estudiar al mismo tiempo sin que se solapen ambas cosas. Compaginar esto en España es muy difícil. Aquí, si vas a una universidad con una beca a jugar a baloncesto, eres profesional. El día a día es ir a entrenar dos horas y media, scouts, viajes… Hay que meterle mucho tiempo.

Has ido progresivamente haciendo más completo tu juego, ¿estás satisfecha con la evolución?
Sí, he ido mejorando poco a poco. En verano también, viendo lo que necesitaba en mi juego. La experiencia jugando me ha ayudado muchísimo. Cuando llegué, me importaba el baloncesto, pero no estaba tan enfocada en ganar o ser la mejor jugadora que podía ser. Mi sensación es que ahora sé mucho más sobre baloncesto. 

¿A qué se debe esa mejoría en la comprensión del juego?
Desde que llegué aquí, hemos hecho mucho vídeo. Después de cada partido, daba igual cómo jugara, el entrenador nos llevaba a su oficina y nos enseñaba todo. Al final de temporada ya sabíamos qué debíamos mejorar y nos poníamos con ello.

Vemos que cada día van más españolas a Estados Unidos, pero no todas completan los 4 años de elegibilidad o se mantienen en la misma universidad.  ¿Cuál ha sido la razón, o las razones, para que tu caso haya sido tan satisfactorio?
Lo más importante es que me han tratado como si fuera de aquí. He estado muy cómoda y siempre han estado ahí para cuidarme. La universidad es pequeña y todos saben de todos. Es muy familiar. En Navidad, cuando estamos solas, nos invitan a sus casas. Eso ha sido lo más importante y lo que ha propiciado que no haya tenido la necesidad de irme.

Salvando distancias y diferencias con Nicole Cardaño-Hillary, dos de las españolas que más éxito habéis tenido en EEUU, ambas tomásteis la decisión de ir a universidades con menos renombre y nivel a ser las líderes del equipo. 
Siempre piensas cuando estás en una universidad pequeña: “¿Y si hubiera ido a una universidad más grande?” Pero igual no habrías jugado tanto, por ejemplo. Me lo planteé en el último año, pero quizá no tienes la misma relación con el entrenador, no estás cómoda o no eres la líder. Tener esto es lo mejor para disfrutar y para jugar. Y yo aquí lo tenía.

Aunque en tu caso llegas y juegas ya bastante la primera temporada, siendo base, ¿se complica ese proceso de adaptación? 
Al llegar aquí, se había ido una base con una larga trayectoria en la universidad, muy buena. Era un equipo nuevo y yo era la única base que le gustaba al entrenador para esa posición. Aunque ahora veo vídeos de mi año freshman y me echo las manos a la cabeza. 

Desde ese primer año te hemos visto tener detalles hacia tu tierra y no olvidarte de dónde vienes.
Soy muy vasca (risas). Mi casa siempre es lo mejor. Cada verano es… todos me recogen con los brazos abiertos. Aquí en California se vive bien, pero en casa todo es mejor. Los primeros dos años se hicieron duros, pero luego me terminé acostumbrando y me hizo mucho más independiente.

Queda lejano ya, pero fuiste la jugadora bizkaina más joven en debutar en Liga Femenina.
Ni me acordaba ya. Fue una experiencia muy chula gracias a la oportunidad de Mario López. Con 16 años, jugando contra MANN-FILTER, hice falta a Gaby Ocete en el primer segundo y pensé “ay… qué he hecho”. Entrenaba con el primer equipo y estaba muy tensa siempre.

¿Has seguido la Liga Femenina Endesa durante tu estancia en Estados Unidos?
Sí, he seguido a Gernika principalmente. Aunque por las horas a veces es complicado.

¿Y alguna jugadora en concreto?
Me gusta un montón Cristina Ouviña. Es muy completa, lista, verle jugar es una maravilla.

Hablando de baloncesto y viendo las jugadoras o el estilo en Europa, ¿qué te va a venir mejor de lo aprendido en Estados Unidos?
Mentalmente, que es vital para estar a gusto y jugar a tu nivel, creo que voy a ir bien. Es una de las cosas que he aprendido, el ser muy dura. Hacer físicos larguísimos, vivir sola, jugar con cansancio… Está todo en la mente. 

Después de esta trayectoria NCAA tan buena, ¿qué esperas del futuro?
Va a ser un cambio muy grande. Quiero jugar en España, esa es mi idea. Un sitio en el que esté cómoda. Me gustaría que fuera en liga Femenina Endesa, pero estoy abierta a todo.

Echando la vista atrás, ¿te imaginabas encontrarte en esta posición actual? 
Desde que era pequeña, siempre iba a ver todos los partidos de Liga Femenina. Tenía la ilusión de una niña. Nunca se sabe si vas a conseguirlo, pero con esfuerzo y trabajo todo es posible. Siguiendo por ese camino, espero llegar.

*Contenido publicado en la revista de mayo de Gigantes del Basket.

 

 

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)