FEMENINOEstás viendo//Entrevista con Nicole Cardaño-Hillary, una madrileña asentada en la élite de la NCAA
Entrevista con Nicole Cardaño-Hillary, una madrileña asentada en la élite de la NCAA

Entrevista con Nicole Cardaño-Hillary, una madrileña asentada en la élite de la NCAA

De padre español y madre estadounidense, Nicole Cardaño-Hillary (Madrid, 1999) conjuga ambos países sobre la pista. La base de las Indiana Hoosiers se ha convertido en una de las sensaciones de la universidad, un reconocimiento logrado a base de trabajo, estudio del juego y su valentía al pedir el transfer desde George Mason en su último año de NCAA. Ahora, tras un gran inicio de temporada y asentada como titular en uno de los mejores equipos del país, hablamos con ella.

Gigantes: Vaya arranque, Nicole.

Nicole Cardaño-Hillary: Sí, hemos empezado muy bien. Las cinco titulares hemos seguido un año más, nos conocemos todas y eso ayuda mucho a la hora de jugar en la pista juntas. Jugamos y ganamos contra Kentucky, que era nuestro primer partido fuerte, y estamos muy ilusionadas por el resto de temporada.

G: Tienes 22 años pero ya has vivido en varios sitios muy diferentes: Madrid, Texas, Virginia, Indiana…

NCH: Empecé a los 12, que es cuando vine a Estados Unidos. Tuve mucha suerte porque vine con mi familia, que es lo que quería. Con la universidad, cuesta un poco al principio, pero a mí me encanta conocer gente y sitios nuevos. Me hace mucha ilusión y me adapto a situaciones muy diferentes. Con los equipos y con los amigos he tenido también mucha suerte, porque es gente que voy a tener para siempre.

G: ¿Te ayudó esto en el momento en el que llegaste a Indiana?

NCH: Sí, porque yo no conocía Indiana. Hice el transfer en época covid, por lo que no conocía absolutamente nada. Había intercambiado mensajes con alguna jugadora, pero nada más. Ni la gente ni el sitio. Pero me adapté bien cuando llegué.

G: ¿Hay mucho que hacer en Indiana cuando tienes tiempo libre?

NCH: Es muy diferente. Cuando estaba en Mason, estábamos al lado de Washington DC. Allí íbamos a la ciudad, a los museos, etc. Además, todas esas cosas eran gratis para la gente de nuestra edad. Era genial porque tampoco te gastabas nada. Indiana es completamente diferente. Es un pueblecito pequeñito (Bloomington), lo que llaman aquí el ‘college town’. El pueblo de la uni. Salimos con los amigos y vamos a comer. Es todo muy familiar y de tradiciones.

G: ¿Esa facilidad para adaptarte también la tienes en la pista? Fuiste una magnífica anotadora en George Mason y el año pasado te coronaste como una gran defensora.

NCH: Me pidieron defensa al llegar a Indiana y en eso me centré. Este año, además de defensa, necesitamos más puntos, por lo que he vuelto un poco más a lo que hacía en George Mason. Hago lo que sea necesario para el equipo y para ganar. Si ganamos estoy contenta. Así es el equipo, todas queremos ganar.

G: La energía que transmites, ¿va en el ADN o aprendiste a tenerla con el paso de los años?

NCH: Se nota muchísimo más ahora. Aquí dicen que soy la que empieza tanto la defensa como la energía que se contagia al resto. La primera línea en todo. Aunque también es la energía de mis compañeras la que me lleva a estar tan activa, a presionar a mi par en cada defensa.

G: ¿Qué te llevó a pedir el transfer desde George Mason?

NCH: En Mason era consciente de que era capaz de jugar a un nivel superior. Siendo mi último año lo dudé mucho, porque muchas universidades no quieren a una jugadora para un solo año. La norma de que no puedes jugar una temporada entera tras el transfer también dificultaba las cosas. Pero si no lo hacía me iba a arrepentir por no haberlo intentado. El año pasado no debería haber jugado, pero por covid cambiaron las normas y me dejaron. El plan siempre había sido disputar esta temporada y al final me dieron dos, por lo que me salió muy bien.

G: Te dejaron jugar y vaya temporada viviste. Ese final en el March Madness imagino que es difícil de olvidar.

NCH: Era el sueño en Mason. Bueno, en Mason y en cualquier lugar. Fue alucinante. Una experiencia que nunca se me olvidará.

G: Fuiste elegida por ESPN mejor jugadora del Sweet 16 ante North Carolina.

Ese partido fue… íbamos de tapadas. Todo el mundo pensaba que nos iban a ganar y salimos diciendo «sí, claro. Vamos a ganar nosotras». Estábamos igualadas al final y tuve que meter los tiros libres decisivos. Creo que por eso fui la jugadora del partido.

G: Se te escaparon unas palabras en español que pillaron la cámara…

NCH: (Risas) Sí, sí… Había tenido un año muy malo en los tiros libres, no sabía qué me pasaba. No me entraba ni uno y no me había pasado nunca. Meter los dos últimos en el momento clave fue alucinante. De todos los años jugando, tanto el partido en general como ese instante, por lo que te cuento, ha sido de lo más especial que me ha pasado.

G: Os juntasteis 3 españolas en el Elite 8, algo que nunca había sucedido. Marta García, Helena Pueyo (Arizona) y tú.

NCH: Cuando vi que íbamos a ser tres españolas se lo conté a mis padres. Wow… Estábamos muy contentos. No sé si volverá a pasar algún día, ojalá que sí.

G: Has contado alguna vez que te gusta estudiar el juego. ¿Qué rutina sigues?

NCH: Vemos mucho vídeo y nuestros entrenadores nos ayudan una barbaridad para ver partidos y clips. Me ayuda mucho para mejorar, especialmente con la defensa. Cada jugadora es diferente y analizo todas las situaciones posibles para defender lo mejor posible. Esto, unido al trabajo de gimnasio o tiro, es clave.

G: ¿Sigues muchas competiciones?

NCH: Sí, la verdad, aunque intento tener un equilibrio con mi vida personal y desconectar. Me gusta ver a otras jugadoras para aplicar cosas a mi juego. Veo WNBA. También la Selección Española, ya que el juego es muy diferente entre el europeo y el americano.

G: Después de tantos años, en relación a tu juego, ¿te sientes ya más americana que europea?

NCH: Después de tantos años desde High-School y en mi quinto año de la universidad, sí. Cuando fui a la selección (preconvocatoria Europeo U20) noté la diferencia de todos los aspectos del juego que se trabajan diferente.

G: Hablando del presente, habéis llegado a estar en cuarta posición según el ranking de Associated Press. Vaya momento para jugar en Indiana, ¿no?

NCH: Estar en esta situación y en esta temporada es genial. El año pasado, por el covid, fue todo muy solitario. Ahora ya tenemos a toda la gente en los partidos, al igual que a nuestra familia. Va a ser, y ya está siendo, una campaña muy especial.

G: ¿Dónde te ves de aquí a dentro de un año?

NCH: Me encantaría jugar en Europa profesionalmente. Si es en España, mejor. Eso sería lo ideal. Me voy a centrar en este año, pero después me encantaría ir para allí a empezar mi trayectoria profesional. Ese es mi sueño.

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)