Geno Auriemma, a Gigantes: «En España respetáis más al entrenador»

Geno Auriemma, a Gigantes: «En España respetáis más al entrenador»

Kiko Martín entrevista al entrenador de UConn, todo un referente en los banquillos de la NCAA.

Hablamos con el mejor entrenador del mundo con permiso de Lucas Mondelo, recientemente elegido mejor entrenador de la Euroliga. Al mando de UConn afronta la que será su décimo segunda Final Four consecutiva en la liga universitaria femenina completando una carrera de más de 30 años batiendo récords. Su discurso, al igual que el del Rey Midas español del femenino, nos da controvertidas pistas sobre por qué es tan bueno en el banquillo…

· La Final Four se presenta incierta con los dos favoritos en la misma parte del cuadro. ¿Cómo lo ve?

Notre Dame y UConn, tenemos esta oportunidad casi cada año. Baylor está de vuelta tras 7 años de ausencia y, luego, tenemos a Oregón por primera vez en su historia…. Cuando Kelly Graves consiguió el puesto, recuerdo haberle dicho a la gente ‘creo que estarán en la ‘Final Four’ en cuatro años’. Obviamente, Oregón va a hacer lo que sea necesario para aprovechar su oportunidad. No tienen experiencia, pero son muy peligrosas. Tardaron 5 años en lograrlo. Me equivoqué por uno…

Tras sus últimas declaraciones y la investigación que dejó libres varios banquillos se debate mucho estos días sobre dónde están los límites para un entrenador en el trato con sus jugadoras. ¿Cómo se posiciona en este controvertido asunto? ¿Importante o absurdo?

Importante. No sé exactamente por qué se ha generado este debate en mi país, como bien dices. ¿Qué opinan en España sobre esto? Creo que allí respetan más a sus entrenadores. No creo que se puedan legislar las emociones de alguien, la pasión de un entrenador o de una jugadora ¿Quién es el juez y el jurado de eso?

En España hay otro estilo. El seleccionador Lucas Mondelo, por ejemplo, habla de escuchar a las jugadoras más que de imponer por la fuerza… Pero alguien debe vigilar al que vigila, ¿no?

Estoy de acuerdo con él en que el entrenador solo tiene que preocuparse por lo que sus jugadoras piensen de su forma de actuar. Si todas quieren marcharse al acabar la temporada entonces tienes un problema. Pasaste la línea roja. Si todas quieren quedarse y además juegan más duro despertaste algo en sus mentes. A veces acaban amando a quién, en un momento dado, odiaron… sobre todo cuando se encuentran con la victoria al final del camino.

Me da la impresión de que estamos cruzando una de esas líneas rojas en esta conversación…

¿Tienes hijos?

Sí. 10 y 14 años…

¿Te gustaría tener un juez que vigilara como cuidas a tus hijos? Si estas poniendo demasiada pasión en su educación. Si estas cruzando una línea roja…

No tienen 18 años como sus jugadoras y soy su padre, no su entrenador…

Ya, pero hay cosas que son inapropiadas sea cual sea la edad. Todos sabemos lo que es. Depende de nosotros. De los educadores. Del entrenador, del director del programa. Dejemos que las chicas decidan por sí mismas. Que se defiendan por sí mismas.  No queremos que las personas abusen del sistema. Lo entiendo. Estoy a favor de eso. Pero me parece un poco desconcertante que cada vez más se les diga a los entrenadores lo que es apropiado o inapropiado. Yo soy incapaz de hacerlo.

¿Siente que la figura del entrenador está perdiendo protagonismo en Estados Unidos por todo este debate?

Los entrenadores han cedido. Soy un entrenador cercano a la jugadora, pero aquí no se escucha tanto a los entrenadores como antes. Como dije, creo que los entrenadores se han asustado. La mayoría de los entrenadores en América tiene miedo de sus jugadores. La NCAA y la sociedad les ha hecho temer a sus jugadores y esto es terrible. Cada artículo que lees dice “este tipo es un matón, este tipo pasó por la línea…” Sin embargo, las jugadoras son intocables. ¿Por qué? Porque algunas personas han abusado del rol de entrenador. No me parece justo.

Volviendo a la actualidad, ¿cómo afronta este fin de semana?

Si el pasado fin de semana fue duro para clasificarse, el viernes va a ser incluso peor. Una guerra. Creo que nos enfrentamos ante el mejor equipo del país. Si nos fijamos en su alineación, la cantidad de anotadoras que tienen, la experiencia, la calidad de sus jugadoras, creo que es un reto extraordinario. Me impresionó la forma en que Notre Dame jugó durante todo el año. Nosotras obviamente estamos jugando muy bien ahora, con confianza. Pero vamos a necesitar más que confianza para ganar el viernes. De momento no miramos más allá de ese partido.