Las chispas en el año 2000 de una rivalidad única: el histórico triple enfrentamiento entre Uconn y Tennessee (Vídeo)

Las chispas en el año 2000 de una rivalidad única: el histórico triple enfrentamiento entre Uconn y Tennessee (Vídeo)

En el deporte, los polos opuestos en la élite siempre son necesarios. Nada mejor que un oponente de un soberbio nivel para demostrar que estás a la altura de los más grandes. Y eso es lo que sucedió entre Uconn y Tennessee. Dos grandes potencias entre las que se forjó una gran rivalidad… y en la que saltaron chispas en el año 2000.

I. Primer asalto: 8 de enero del 2000. 

Los dos equipos con mejor ranking en aquella temporada. El pabellón de Tennessee a reventar: 23.000 espectadores. Una joven Sue Bird (Uconn) disputaba en la NCAA su primer partido ante Tennessee… y no defraudó. La estadounidense firmó 25 puntos (8/10 TC), dos asistencias y 4 robos.

Como afirmó Tamika Catchings en ESPN: «Pat Summit intentó que fuera como cualquier otro partido en casa… pero aquello no era como cualquier otro partido. En estos encuentros se ve quién no está preparada para ese nivel»

Partido completo:

 

II. Dime que no estoy soñando: 02 de febrero del 2000.

La locura se adueñó del pabellón en Connecticut. Ambos equipos se volvían a ver las caras tras la victoria de Uconn en enero y, de nuevo pero a miles de kilómetros, el escenario lucía un lleno absoluto.

Tras ir por detrás en la mayor parte del encuentro, Uconn se acercó en los minutos finales. Incluso se puso por delante a falta de escasos segundos. Sin embargo, la historia tenía algo que decir con Semeka Randall como protagonista. La jugadora de Tennessee fue abucheada durante todo el partido tras su negativa a jugar con Uconn en su etapa universitaria, anotó 17 puntos y metió la canasta decisiva. Desde aquel día, se quedó con «The Boo» como mote. La razón, una obviedad.

Partido completo:

 

III. Golpe sobre la mesa: 02 de abril del 2000.

El tercer y definitivo duelo de la temporada. Esta vez, en la final de la NCAA. Cara a cara, una vez más, los dos mejores combinados del país y dos de los mejores entrenadores en la historia de Estados Unidos. La previa, tras la clasificación de ambos, supuso un incendio constante de declaraciones e indirectas. El destino había dictado sentencia: solo uno podía ganar… y lo harían viéndose las caras el uno contra el otro.

El partido, centro de atención de millones de miradas, supuso un gran golpe de autoridad. Sin embargo, como la cuarentena es muy larga, desde KIA en Zona os dejamos que descubráis por vosotros mismos lo acontecido en aquel día que nadie de los presentes olvidará.

Partido completo:

 

Sin embargo, aquel triple enfrentamiento no fue el principio… y tampoco el final. Lo vivido en el 2000 fue, simplemente, un episodio más de lo que ya se conoce como una de las grandes rivalidades en la historia del deporte.