Silvia Domínguez, el reto de ser madre siendo deportista de élite

Silvia Domínguez, el reto de ser madre siendo deportista de élite

Una de las capitanas de la Selección Femenina de Baloncesto y capitana del Perfumerías Avenida habla por primera vez del “reto” de compaginar su faceta de madre con la de deportista profesional: “Ser madre es otra lucha y hay que saber que habrá momentos muy duros y otros magníficos”. Una jugadora referente en las pistas que, aprovechando el Día de la Mujer Trabajadora, quiere enviar un mensaje para todas aquellas mujeres que se planteen cualquier tipo de reto en su vida. Un mensaje que rompe barreras y tópicos.

“No hay nada que me haya hecho más feliz que ser madre”. Silvia Domínguez tuvo a su hijo en 2015, solo tres meses antes de disputar el EuroBasket de Budapest, en donde la Selección consiguió la medalla de Bronce: “Teníamos ganas de ser madres y decidimos empezar con el proceso. El hecho de no pasar yo por el embarazo lo hizo diferente porque no tuve que parar mi carrera deportiva, pero después sí fui viendo que me afectaba en muchísimas cosas”.

“Llega un momento en el que yo misma no soy la prioridad en mi vida. Hay otra. Hay una responsabilidad”. El cambio de prioridades en su vida le enseñó a relativizar. “Siempre le he dado muchas vueltas a todo y a partir de entonces había algo más importante en mi vida, que necesitaba de mí independientemente si el día había ido bien o mal o de si había ganado o perdido un partido”.

La clave, y lo más difícil, encontrar el balance entre la vida personal y la profesional. “El priorizar otra cosa a veces me ha hecho perder el foco a nivel deportivo e incluso pensar que, quizás, mis mejores años como jugadora habían pasado. Mis factores del día a día no son los mismos, no tengo la misma rutina, ni mis horas de descanso, ni las mismas herramientas”.

Nada más lejos de la realidad. Desde que ha sido madre Silvia Domínguez no se ha bajado del podio con la Selección: Bronce en el Europeo de 2015, Plata en los Juegos Olímpicos de Río 2016, Oro en el Europeo de 2017, Bronce en el Mundial de 2018 y Oro en el EuroBasket de 2019. Con el Perfumerías Avenida ha sido campeona de la Liga Femenina Endesa en cuatro ocasiones más.

Silvia cuenta que en estos años se ha perdido muchos momentos con su hijo “porque nuestras semanas no son todas iguales, viajamos mucho, y eso me obliga a estar constantemente adaptándome y a la vez hacer que mi hijo entienda que mi vida es así”. Por eso, dice, “es muy importante dejarse ayudar por psicólogos y por la gente que te rodea, porque es imposible llegar a todo y controlarlo todo”.

Como todos los retos, hay momentos duros que siempre encuentran su recompensa: “Lo más satisfactorio es celebrar con él cada éxito y el orgullo que siente de que su mama es jugadora de baloncesto”. Además, “todos los valores que me da el deporte, de sacrificio y entrega, puedo transmitírselos mientras estoy en activo”.

Un ejemplo de lucha con el que el hijo de Silvia Domínguez está creciendo y que ya empieza a entender porque, con tan solo cinco años, ya dice: “Si me esfuerzo, lo consigo”.

Fuente: FEB Foto: A.Nevado /Nphoto FEB

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::