Veronika Vorackova firma un cuádruple-doble histórico

Veronika Vorackova firma un cuádruple-doble histórico

La actuación de Veronika Vorackova en la 20ª victoria consecutiva del UDK Praha fue para enmarcar, logrando dobles dígitos en cuatro apartados estadísticos

El UDK Praha busca su undécimo título de liga consecutivo y lleva una racha de 20 victorias consecutivas. Una trayectoria increíble a la que se acaba de sumar una auténtica barbaridad de Veronika Vorackova, que ha firmado un cuádruple-doble impresionante. Sus números de 31 puntos, 20 rebotes, 13 asistencias y 10 recuperaciones en la victoria por 127-52 de su equipo ante el Strakonice es ya histórico. Sin Kateřina Elhotová, Alyssa Thomasová y Brionná Jonesová, Veronika Vorackova fue la jugadora la protagonista en el partido junto a Marija Režanová que terminó con 26 puntos y ocho rebotes.

Veronika Vorackova, de 21 años, es ya un nombre de peso en el baloncesto femenino. Se trata de toda una promesa de la canasta checa, MVP del Europeo U20 B de 2018, en el que también fue incluida en el Quinteto Ideal del campeonato, gracias a unos números de 11 puntos, 7.6 rebotes y 3.6 asistencias. En aquel torneo dio buena cuenta de su mortal puntería desde la línea de tres puntos con un 50% de acierto. Se trata de una jugadora con un físico privilegiado, así como una gran capacidad reboteadora, mucha fluidez al contraataque y un buen basketball IQ. Un pack completo en toda regla.

Sin embargo, por unos u otros motivos, no es la primera vez que Veronika Vorackova da que hablar. Considerada como una de las grandes promesas de la República Checa, fue incluida en el mejor quinteto del Europeo U20 B del 2018, llevándose el MVP a casa. En aquel campeonato, Vorackova promedió 11.0 puntos, 7.6 rebotes y 3.6 asistencias, lanzando con un acierto que rozó el 50% desde la línea exterior.

Desde hace varios años, este proyecto de gran jugadora ha mostrado cualidades muy variadas en su juego. Su evolución ha ido a la par del aumento de la complejidad para definir su puesto idóneo sobre la cancha. Gran juego a campo abierto, buena mano desde la línea de 3, aparente facilidad para sumar rebotes y con unas características físicas que auguran un gran futuro de la checa. FIBA, en 2017, la definía como el «prototipo de jugadora moderna bendecida con un completo conjunto de habilidades en su juego».

En palabras (2017) de su ex entrenador Ken Scalabroni, todo su potencial se ha visto aumentado gracias a estar en el USK Praha, debido a que «cada entrenamiento es un partido de Euroliga». Tres años después… ha hecho historia.