FEMENINOEstás viendo//La priorización, la WNBA y Europa. Hablan las jugadoras sobre la regla que podría cambiarlo todo
La priorización, la WNBA y Europa. Hablan las jugadoras sobre la regla que podría cambiarlo todo

La priorización, la WNBA y Europa. Hablan las jugadoras sobre la regla que podría cambiarlo todo

Con el cercano desenlace de la campaña WNBA 2022, la norma de priorización se encuentra a la vuelta de la esquina. Sin irnos más lejos, una regla que ya ha tenido impacto en España, con una menor presencia de estrellas, y que podría provocar justo lo mismo en la competición estadounidense en 2023. ¿Por qué? Muchas de las cracks presentes en el Viejo Continente esta campaña han dejado en el aire su participación en la próxima edición de la WNBA.

Sobre este tema de vital importancia de cara al futuro han hablado varias jugadoras de las Seattle Storm. Con su temporada finiquitada al caer frente a Las Vegas, figuras relevantes en ambos continentes durante la última década como Breanna Stewart, Jewell Loyd, Gaby Williams o Sue Bird han opinado en rueda de prensa al respecto.

Estas han sido sus interesantes reflexiones en rueda de prensa:

Breanna Stewart: «Creo que necesitamos hablar sobre la priorización. Es uno de los puntos que más separan a las jugadoras y la organización (WNBA). Muchas jugadoras van a ir a Europa. Al principio de la temporada WNBA no eran tantas, pero han empezado a firmar muchas. Y esto va a afectar. Será interesante»

Gaby Williams: «Es complicado. Aquí (EEUU) no gano lo que gano en Europa. Soy joven y tengo que tomar ese tipo de decisiones. Mi calendario en Europa no está cerrado porque depende de los playoffs, pero me gustaría volver a la WNBA. Pero tengo que elegir lo mejor para mi carrera y lo que decidió hacer la WNBA a jugadoras como yo lo hace más complicado. Me estoy alejando de la WNBA porque las franquicias no se acercan a lo que gano en Europa. Los equipos no tienen flexibilidad en este tema, es igual para todos aunque haya algunos de acuerdo y otros no, por lo que veremos qué sucede cuando llegue el momento.

Tienes jugadoras como Breanna Stewart, Jonquel Jones o Emma Meesseman que están ganando 10 veces más en Europa que en la WNBA. Imagina la liga sin esas jugadoras. Al fin y al cabo, (con la priorización) nos están quitando dinero de nuestros bolsillos. Y no estoy de acuerdo con eso.

Si la liga quiere que le demos prioridad, también deben hacer lo mismo con nosotras. Grandes contratos de TV, aerolíneas, etc. ayudaría mucho. Sé que la liga quiere eso. Merecemos estar más tiempo en la TV, más visibilidad»

Jewell Loyd: «Si nos pagaran como debemos ser pagadas, muchas jugadoras no irían a Europa. Muchas juegan ahí por sus familias, por tener un dinero extra. Esto afecta a cada persona de manera diferente, dependiendo del momento vital en el que se encuentra. Si una persona común tiene tres trabajos para ganar más dinero nadie se queja. Es un americano que trabaja duro. Pero a nosotras se nos ve como gente egoista por tener dos trabajos. Creo que hemos tomado medidas para cambiar esto. Pero como digo, muchos americanos tienen dos trabajos y se les ve como gente que trabaja duro… y a nosotras se nos mira de manera diferente. No sé, también somos la única liga en la que sucede esto»

Sue Bird: «Iba a decir que es complicado, pero no lo es. Es uno de esos casos en los que muchas cosas son verdad al mismo tiempo. Es un escenario complejo, pero no complicado. Si nos vamos al inicio de todo, yo estuve en el comité ejecutivo que negoció el acuerdo colectivo de 2020. Pensé de inmediato que habían perdido la cabeza con esta propuesta. Pero lo que el público necesita entender es que la liga no estaba en una posición de negociar si la priorización no estaba incluida en el trato. El permiso de maternidad, las subvenciones familiares, volar en mejores condiciones, tener tu propia habitación en los viajes o los grandes aumentos en los salarios. Pasamos de un tope de 125.000 dólares a rondar los 230.000. Todo eso, sin la priorización, no habría sido posible. No estoy defendiéndolo, y lo digo desde una posición muy cómoda ahora mismo, pero hay que entender de cómo vino todo esto.

Quiero que la WNBA sea la única liga en la que las jugadoras tengan que jugar. Quiero que la liga prospere, que haya más partidos en el calendario y así no tener que ir a jugar a Europa nunca. Eso significará que la WNBA ha crecido. Si firmamos un acuerdo con la TV similar al de la MLS y esa inyección de dinero va en parte a los salarios de las jugadoras, por qué las jugadoras van a querer ir a Europa. ¿Cuál es la necesidad? Ahora bien, si me pongo mi gorra de jugadora, veo un montón de dinero garantizado en el otro lado y es duro decir que no. Europa ha sido una especia de G League también para muchas jugadoras. Pero, como digo, la realidad, es que la liga no iba a negociar sin eso. Por supuesto que dijimos qué iba a pasar si las 5 mejores jugadoras no vienen a jugar la WNBA. Y, no con estas palabras, pero la sensación fue que la liga no había sido capaz de crecer con esas jugadoras anteriormente, por lo que llegados a cierto punto algo había que cambiar. Iban a tomar ese riesgo. Es difícil. Un gran riesgo. Crucemos los dedos para que salga bien»

¿Qué es la regla de priorización?

Las jugadoras con contrato deberán estar en la fecha señalada por la franquicia para comenzar el training camp. En caso de no presentarse, cada día de entrenamiento perdido supondrá un descuento del 1% del salario total de la jugadora. Si esta ausencia se alarga hasta el primer día de la temporada WNBA o hasta el 1 de mayo, la fecha que llegue antes en 2023, el contrato quedará automáticamente suspendido esa campaña.

Esta norma castigará a las jugadoras que combinen competiciones en otros países y la WNBA, puesto que para muchas será imposible llegar el primer día del training camp y para otras tampoco será sencillo aterrizar antes del 1 de mayo. Sin irnos más lejos, la Liga Femenina Endesa está programada para terminar en 2023 no antes del inicio de mayo. Por lo que, haciendo un ejercicio de ficción, jugadoras como Bec Allen (Valencia) o Moriah Jefferson (Perfumerías Avenida) no podrían jugar la WNBA en caso de llegar a la final de liga en España y quedarse a disputarla.

Este punto del convenio tiene excepciones para las rookies y sophomores y para los torneos con las selecciones (además de casos puntuales por motivos familiares de causa mayor, obvio), estén programados para antes de la campaña o a mediados de esta. Sin embargo, la norma es clara: solo podrán perderse dos semanas de entrenamientos y deberán estar de vuelta 48 horas después de la eliminación de sus equipos o final del torneo en caso de alcanzarla.

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)