BASKET FEBEstás viendo//Bàsquet Girona derrota al Estu y es nuevo equipo de Liga Endesa
Bàsquet Girona derrota al Estu y es nuevo equipo de Liga Endesa

Bàsquet Girona derrota al Estu y es nuevo equipo de Liga Endesa

Hace ocho años, Marc Gasol creaba de la nada un club con el objetivo de devolver a la ciudad de Girona todo lo que le había ofrecido en sus inicios como profesional. Hoy en Fontajau, ante 5000 aficionados, y ante el gran favorito a principio de temporada, Gasol y su Bàsquet Girona han devuelto el baloncesto a la primera plana.

Los gerundenses fueron muy sólidos y constantes en defensa, a pesar de que en algunos instantes Estudiantes amenazó con la conejada, viniendo desde un -14, y provocando que los nervios afloraran entre los catalanes. Los colegiales volvieron a quedarse a las puertas del ascenso en este segundo examen, incumpliendo el deseo de permanecer una sola temporada en la LEB Oro.

Cinco minutos es lo que tardó el juego en demostrar que las fuerzas de Estu y Girona estaban equilibradas. Los catalanes comenzaron con más acierto, espoleado por un Fontajau volcado en el sueño del ascenso. Fjellerup sacaba tajada del juego a campo abierto. Los colegiales preferían algo más estático, donde cargaban el rebote a través de Beirán y Djurisic. Los cambios favorecieron las ideas de Sargatal, castigando la defensa de Arroyo a través de un Sàbat muy vertical para marcharse con una ventaja de 5 (14-19).

Estudiantes se vio 8 abajo tras un triple de Vila, pero entendió que debía perforarla defensa rival con penetraciones, habida cuenta de su enorme desacierto en el perímetro. Todo lo contrario que Vecvagars. El letón irrumpió en la final como los sacerdotes de la Spanish Inquisition. Dos triples lejanísimos eran más que suficientes para Epifanio, que llamaba al orden con un tiempo muerto. Girona se sentía cómodo en defensa (20-30) y el Estu encontró su espacio con algunas de sus certezas: los segundos esfuerzos de nuevo y Johnny Dee. El escolta enchufaba un tiro a 9 décimas del descanso para situar un 30-34.

Una final como se espera. Jugada punto a punto con dos equipos muy bien trabajados, sobre todo atrás. Tras tantas horas de video y tras nueve meses de competición, sorprender a estas alturas de competición era una tarea complicada. Sargatal lo consiguió, no obstante, apostando por atacar el 1×1 con Fjellerup. Llevamos 27 minutos y aún no hemos hablado de la incidencia de Marc en el juego, lo cual vuelve a hablar muy bien del bloque gerundense. Pero las gotas de su juego impregnaron el marcador con la máxima ventaja tras un 2+1 que provocó el estallido de la grada (35-46). Otro 2+1 de Fjellerup, inmenso en el tercer acto, incluso dejaba un +12 ante un Estu sin tiro exterior y con, ahora, menos incidencia en el rebote.

Epifanio probó jugar con los nervios del Bàsquet Girona colocando una zona 2-3. Era, si no la última arma, sí uno de los ases en la manga para cambiarle el paso al partido. Vecvagars y Sàbat, otra vez líderes de la segunda unidad, destrozaban la idea estudiantil con dos triples (43-57). La zona duró un suspiro, pero se mantenía la presión a toda pista. Además, Epifanio metía en pista a

Sola para combatir el destrozo de Sàbat ante Arroyo, como en el cuarto inicial, lo que ayudó a dejar el 47-58.

Sargatal alargó al máximo la presencia de la segunda unidad y el Estudiantes lo castigó con un parcial acumulado de 9-1 para el 54-58. La subida de actividad y los cambios defensivos maniataron a los rojos, mientras que Beirán despreciaba la paupérrima estadística de 3 (3/20 en los tres primeros cuartos) de sus compañeros con dos bombazos. Gasol, Fjellerup y Franch en pista, mientras Epi rotaba también a los actores que le habían metido una buena mordida en el marcador.

Cinco minutos y cuatro míseros puntos de diferencia (56-60). Estudiantes buscaba la conejada alentando posibles dudas en su rival. Casi diez minutos y una sola canasta en juego invitaba a interpretarlo en ese sentido. Aplastados por la presión, cada punto estudiantil cobraba una importancia crucial. Se ponía a dos Estudiantes.

Sí. Después de mucho remar en defensa y de verse fuera de la plaza de ascenso, los colegiales llegaban al partido como ese niño que se levanta a primera hora de la mañana para estudiar. Y no le salió: Fjellerup primero y Gasol después, como profesores rectos, suspendían a su rival y se alzaban con el triunfo del Bàsquet Girona con dos tiros cortos (60-66).

MOVISTAR ESTUDIANTES 60: Faggiano (11), Dee (8), Beirán (13), Djurisic (4), Larsen (4) -quinteto titular-, Sola (4), Martín (3), Dos Anjos (7), Á. Urtasun (4), Arroyo (2).

BÀSQUET GIRONA 66: Franch (2), T. Urtasun (0), Fjellerup (19), Jawara (9), Gasol (11) -quinteto titular-, Sàbat (9), Vila (3), Sturup (0), Vecvagars (13), Sorolla (0).

Foto: FEB

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)