Camino de ida y vuelta: este mítico brasileño regresa a España siete años después

Camino de ida y vuelta: este mítico brasileño regresa a España siete años después

Incorporación llamativa la que ha hecho el ICG Força Lleida para intentar mejorar su decimoquinto puesto la pasada campaña en LEB Oro. El equipo de Gustavo Aranzana ficha a Marcus Vinicius (34 años y 2,03). Un ala-pívot que regresa a España… después de siete años.

¿Quién es Marcus Vinicius?

El hispano-brasileño pasó casi una década jugando en España antes de marcharse en 2013. Lo hizo llegando incluso a jugar en la Liga Endesa (con Manresa) y pasando por L’Hospitalet, Tarragona o CB Valls Féliz y más tarde por Burgos, su último conjunto en LEB Oro antes de regresar a su país.

Lo hizo allí jugando en el Mogi das Cruzes, el Esporte Clube Pinheiros (dos etapas) o Associaçao de Basquete Cearense, todos ellos de la NBB, antes de acordar su vuelta al Barris Nord. Ha dejado unas medias de 9,2 puntos, 5,1 rebotes y 1,7 asistencias en 24 partidos disputados la pasada temporada. También jugó en este tiempo fuera en el San José de Paraguay.

Marcus Vinicius se convierte de esta forma en nuevo jugador del conjunto ilerdense y refuerza el nivel de un equipo que pinta bien. En sus filas, por ejemplo, tiene a Eddy Polanco, fichado a mitad de la pasada temporada del Albacete Basket, en el que era el máximo anotador de la LEB.

En su vuelta, el interior brasileño deja mensajes así de alentadores antes de reencontrarse (cuando se pueda jugar con público) con su afición, en declaraciones a la FEB.

Primeras declaraciones tras su vuelta al ICG Força Lleida

España, importante para él. “Para mí es toda una alegría porque este país siempre ha sido siempre un lugar muy importante de mi vida ya no sólo a nivel deportivo sino también en el ámbito familiar. Aquí me dieron la oportunidad de formarme cuando tenía apenas 17 años y de poder alcanzar ese sueño que era para mí el poder jugar al baloncesto de una manera profesional».

Motivos de su regreso. “Siendo sincero yo me encontraba muy bien en España y, si aquel ascenso del Ford Burgos se hubiera consumado, yo me hubiera quedado sin dudarlo. Sentía el cariño de la gente y eso me había retenido allí durante tres temporadas, pero al final el club tuvo que renunciar y eso me sirvió para reflexionar. Echaba de menos mi país y tenía ganas de poder probarme, ya como jugador profesional».

¿Ha cambiado su juego? «Cuando llegué a Brasil era ya un jugador muy diferente al que se había marchado con 17 años, llegaba con un amplio bagaje de conocimientos aprendidos en España y eso me permitió adaptarme rápido a una competición muy exigente. En todo este tiempo creo que he ido adquiriendo mucha madurez sobre la pista, ahora tengo una mejor lectura del juego y sé interpretar mucho mejor lo que puede llegar a suceder en cada momento».

¿Por qué Lleida? «Cuando hice público mi deseo de dejar el baloncesto brasileño, el Força Lleida se puso en contacto conmigo para poder explicarme su proyecto y eso fue lo que me atrajo. Me apetecía jugar en una ciudad como esta que disfruta mucho con el baloncesto e ilusionar de nuevo a su gente”.

Próxima temporada. «El Força Lleida tiene un proyecto realmente bueno y por eso quiero estar muy pronto a la altura y poder integrarse realmente pronto para ayudar en todo lo posible”.

Mensaje a la afición. “Espero que con mi ayuda la afición vuelva a engancharse de nuevo al baloncesto porque en Lleida se vive de una manera especial y son una de las mejores de este país”.

  • Quizás te interese / Guille Rubio cuelga las botas a sus 37 años

LEER MÁS