Zentro Basket Madrid, el club bisoño que llama a la puerta

Zentro Basket Madrid, el club bisoño que llama a la puerta

¿Se puede estar en menos de una década de vida entre los mejores de Madrid y haciendo las cosas bien? CB Zentro demuestra que, siguiendo una línea correcta, es posible

No es habitual, pero hay casos en los que empezar la casa por el tejado (hablando en sentido figurado) es sinónimo de firmeza. De que la seguridad se construye a partir de expectativas para luego ir a trabajarlas. Es el asunto que mueve a un club de la capital que no llega aún ni a la década de existencia pero que ya puede presumir de su alto nivel. La campaña 20-21, el Zentro Basket Madrid tocará la cúspide de su aún incipiente caminar jugando en LEB Plata. Toda una heroicidad viendo que hace tan sólo 8 años un grupo de entrenadores con ciclos cumplidos se lanzaban a una aventura que de quimera ha pasado a ser realidad.

¿Cómo se empezó a gestar el proyecto del Zentro Basket Madrid?

Fernando Reborio fue uno de los valientes que tomaron la rampa de salida para ser la voz cantante, como entrenador del primer equipo, de un proyecto que ya está en la tercera división del baloncesto español. Lo hace tras aceptar una de las plazas restantes en LEB Plata… aunque antes del confinamiento ya habían estudiado con muy buena nota y estaban cerca de graduarse. No en vano, en la 19-20, en su segundo año en el grupo B de la liga EBA, eran cuartos y rozaban meterse en la fase de ascenso. Su balance, 14 victorias en 23 partidos, su mejor marca de triunfos en la categoría tras el 13-17 de la 18-19, en la que fueron décimos en su debut en las competiciones FEB tras ascender brillantemente desde la Nacional madrileña el año anterior.

Competir. Ese parecía ser también el propósito que tenían mientras no dejaban de formar talentazos del futuro Zentro Basket Madrid en sus otros equipos. El Nacional Masculino, hasta el fin de la competición por el COVID-19, era segundo de su grupo con mejor balance incluso que los ‘mayores‘ (14-5) y en Sub22 otro de sus conjuntos peleaba a lo grande (tercero de la tabla sólo por detrás de Canoe y Torrejón Basketball Academy). El Junior estaba matemáticamente en playoffs, el cadete acariciaba la Final Four, el infantil rozaba las eliminatorias por el título regional… en todas las categorías es ya un presente hecho realidad un Zentro Basket Madrid que no pierde nunca el enfoque de club formador con una distinción prioritaria: que el jugador alcance su máximo nivel posible.

Era muy común hasta la triste llegada de la pandemia ver por el céntrico pabellón Antonio Díaz Miguel los sábados o bien partidos del conjunto granate o bien exigentes sesiones de tecnificación individuales en los que el esfuerzo siempre tenía una recompensa: la mejora.

Alguno de estos entrenamientos ha completado a buen seguro Imru Duke, el primer jugador formado en el Zentro Basket Madrid que se declaró elegible para el Draft de la NBA. Lo innato para jugar al basket, viendo simplemente la plasticidad de esta penetración jugando en EBA esta pasada campaña, parece que lo tiene.

Para que se hagan una idea, el propio Fernando Reborio contaba hace un tiempo a Zona de Básquet como era una semana tipo en el equipo EBA del Zentro Basket Madrid, que hoy ya puede entre su más de un centenar de integrantes del club presumir de que son LEB Plata. «Entreno los lunes, martes y miércoles por la mañana, descanso el jueves y sesión de vídeo y entrenamiento el viernes por la tarde. Cada sesión de pista va unida a una sesión de físico también. Los sábados hacemos una sesión de tiro por la mañana previa al partido. Y casi todos los jugadores, realizan además una, dos o tres sesiones individuales adicionales».

Un campeón del mundo como Jorge Lorenzo entre sus filas

Desde luego, no parece ni mucho menos casualidad sino más bien una causalidad todo lo le está pasando al Zentro Basket Madrid. Quizá por eso, los mejores entrenadores enfocados a formación (o incluso a un nivel más alto) empiezan a decantarse por el conjunto madrileño. Uno de ellos es todo un campeón del mundo como Jorge Lorenzo.

Ayudante de Sergio Scariolo en la España triunfadora de la pasada Copa del Mundo de China, el técnico ha llevado el equipo Nacional este año con los sobresalientes resultados descritos anteriormente. Normal que Reborio hablara así de bien de él tras su fichaje: «Un salto de calidad. Es lo que pretendíamos. No sólo por lo que nos aporta en toda la parte tecnológica y audiovisual, sino por su manera de entender el baloncesto, por su experiencia y conocimiento. Su labor en el equipo de Primera Nacional ha sido extraordinaria».

Pero hay más. La fama que empieza a tener Zentro Basket Madrid en lo completo de su trabajo, sobre todo en el aspecto individual del jugador, llega incluso hasta los españoles NBA. Willy Hernangómez ya ha trabajado en el Antonio Díaz Miguel en alguno de sus veranos en los que se ha dedicado a seguir derribando barreras en su progreso como jugador. «Creo que eso lo perciben los jugadores que entrenan con nosotros y desde luego que resulta halagador que jugadores de nivel elijan hacerlo con nosotros o sumarse a nuestros entrenos» comentaba Reborio.

Uno de esos ejemplos de avance y por el que empezar a descubrir la plantilla del estreno en una categoría desconocida es Ismael Herrero. Está entre los buques insignia del Zentro Basket Madrid un jugador salido de la cantera de San Viator, con paso desde cadete por el Real Madrid, y que ahora será uno de los pilares del LEB Plata el próximo curso. Lo hará tras superar un duro COVID-19. Pero en su deseo ya está repetir momentos tan grandilocuentes como los llevados a cabo hace un lustro en la fase de ascenso a la Liga EBA. Baptiste Bourgeais (13,9 puntos) o Li Lin en Nacional (10,7) o Pluta en Junior (14,7 puntos) otros jugadores que también llaman a la puerta en un club donde cada detalle y cada chico se miman hasta el extremo.

Y ahora llegan dos nuevos desafíos para Zentro Basket Madrid: el primero, lógicamente, el desembarco en LEB Plata. Competir y hacerlo sin perder la esencia de un club exquisito en el trabajo con el jugador. Y por otro, el reto que habla Fernando Reborio en esta entrevista con Gigantes del Basket: empezar a hacer brotar, como hicieron en masculino, el femenino en Zentro Basket Madrid. Y viendo cómo han trabajado estos años en los chicos, no sería de extrañar ver en unos años su expansión también en chicas.

La plantilla confirmada para LEB Plata hasta el momento por Zentro Basket Madrid es la siguiente.


Entrevista con Fernando Reborio

Pregunta. ¿Cómo nace el club y con qué objetivos?

Fernando Reborio. Efectivamente, pese a todo lo recorrido, aún seguimos siendo un club muy joven con apenas 8 años, aunque lo cierto es que el tiempo ha pasado muy rápido. La realidad es que, antes de nacer, el proyecto llevaba algunos años gestándose, creo yo, casi de forma inconsciente. Pero también confluyeron una serie de circunstancias en ese momento concreto. Coincidimos un pequeño grupo de entrenadores en similares circunstancias, con nuestros ciclos anteriores finalizados, y unidos por una manera de ver la formación y el baloncesto. En primer lugar fuimos con el proyecto al colegio San Agustín, donde la mayoría de nosotros nos habíamos desarrollado y que puede considerarse un poco la cuna, pero no les interesaba en ese momento. Después hablamos con algún club con el que estuvimos muy cerca de sacarlo adelante, pero en el último momento se echaron atrás. Así que teniéndolo todo preparado, las ideas claras de lo que queríamos, decidimos seguir adelante y crear nuestro propio Zentro…

El objetivo principal es y era el desarrollo individual de los jugadores en tres pilares: deportivo (técnico táctico y competición), físico (autoconocimiento, equilibrio) y personal (académico, psicológico y mental). Desde entonces, buscamos acompañar a los chicos en su crecimiento en todas las áreas, haciéndolas complementarias hasta aquella etapa en la que el club tiene estructura para hacerlo, intentando proyectarlos después al siguiente paso en cualquiera de ellas: mundo académico, profesional, etc…

P. Un crecimiento que parece no detenerse…

F.R. No nos lo planteamos como una expansión imparable. Intentamos ir asumiendo los retos que se nos presentan con coherencia, con respeto, pero también con determinación. De momento, no nos podemos quejar, porque las cosas creo que han ido bien. Pero creo que es importante asumir lo que queremos ser y por qué damos cada paso.

P. Y ahora a LEB Plata. ¿Mucha ilusión, no?

F.R. El proyecto de LEB Plata es muy ilusionante. Sobre todo por los chicos. Son un grupo de jugadores que han crecido mucho con nosotros durante los últimos años. La base del grupo han sido campeones con Zentro Basket Madrid Sub21, Primera Nacional y el año pasado estábamos en clasificación para la fase de ascenso de Liga EBA, y en muy pocos años… Cada salto es un reto para ellos, pero con trabajo siguen superándose. Creo que representan a la perfección los valores y la esencia del club.

P. ¿Dirías que esos objetivos con los que nació se han cumplido? ¿Cuáles son los próximos?

F.R. Creo que estamos bastante cerca de ser lo que nos planteamos. Por supuesto que nos falta mucho camino. Los próximos objetivos son los mismos, en realidad. No cambian. El reto es tan exigente que lo que vamos haciendo es dando pequeños pasos. La idea es poder ofrecer nuestra idea al mayor número de jugadores posibles. En este sentido, el desarrollo del femenino es obvio que está muy presente en nuestros retos a corto plazo.