El Campus Xarahíz, a examen. Lee los mejores diarios del taller de periodismo. ¡Futuros plumillas!

El Campus Xarahíz, a examen. Lee los mejores diarios del taller de periodismo. ¡Futuros plumillas!

El verano llena la geografía española de campamentos para los niños y los menos niños. Muchos, en cada rincón de nuestro país, reciben a chicas y chicos llenos de ilusiones por mejorar y disfrutar con el baloncesto como punto de encuentro.

Uno de ellos es el Campus Xarahíz, organizado por dos técnicos con amplia experiencia: Piti Hurtado y Juan Pablo Márquez. Se desarrolla en diversas localidades de Extremadura como Jaraíz de la Vera, Aldeanueva y Torremenga. Muchos balones, aros e ilusiones de más de un centenar de jugadores.

En una de las actividades, diferentes jugadores desde los equipos de alevín a los junior disfrutaron de un taller de periodismo, en el que cogieron bolígrafo y papel para redactar cómo es su día a día en el campus. «Parece un examen del cole», decía más de uno. Y otros tantos recordando lenguas ortográficas que han aprendido en los últimos cursos en sus coles…

Del primer día del taller de periodismo deportivo, dos historias que destacar. La primera, la del alevín Jorge Martín Fernández (2004), uno de los pequeños del campus. La otra, de uno de los ‘mayores’, Pedro Sánchez Barroso, junior, que se extiende en su diario y eso que no tuvo más que un folio…

 

JORGE MARTÍN FERNÁNDEZ (ALEVÍN)

Mis padres me preguntaron si quería ir al campus de Jaraíz. Yo les dije rápido que sí, había escuchado a mucha gente hablar de este campus. Estaba muy nervioso, era la primera vez que venía. Mi madre, preocupada porque no sabía si me podría desenvolver bien. Luego me di cuenta que muchos amigos iban a venir.

En mi habitación todos nos conocíamos de antes y tenemos más confianza. Pero antes de llegar, los días pasaban y cada vez estaba más nervioso. Mi madre y yo preparamos el macuto, pero yo no entendía nada de lo que me ponía porque llevaba muchas cosas.

Por fin llegó el día, el campus empezó. Cuando vi a mis amigos me puse muy contento, además de pasármelo muy bien el primer día…¡entrenamos por la noche!

Después, tardamos mucho en dormirnos, había muchas cosas de las que hablar hasta que fuimos poco a poco cayendo.

Cada mañana nos levantamos, desayunamos y a entrenar. Después, a la piscina y a comer. Tiempo libre y actividades.

 

PEDRO SÁNCHEZ BARROSO (JUNIOR)

Soy de Don Benito, pero llevo un año en Cáceres becado por el San Antonio, club al que pertenezco actualmente.

Me enteré que muchos amigos de la Selección Extremaña y de mi club iban a ir al Campus Xarahíz, campus en el que estaba Piti Hurtado. Le había visto en algunos artículos de la revista Gigantes del Basket, me llamó mucho la atención y fue entonces cuando resolví mis dudas de qué campamento quería disfrutar este verano.

Todo ese plan veraniego se me podía ir al garete. Tenía que sacar las notas que requerían mis padres, cosa difícil con las condiciones en las que me encontraba en un año tan difícil…Hablo de las distracciones de mis compañeros de piso y el ruido de sus móviles, eso que ellos llaman música…jeje es broma, pero no comparto sus gustos musicales.

Al final, con muchísimo esfuerzo saqué las notas que querían mis padres y fue entonces cuando comenzó mi verano.

Cansado de la dura temporada en la que quedamos octavos de España, venía a relajarme y pasármelo bien con mis amigos además de hacer algún que otro más. Bueno, y lo de las niñas…pero ese es otro tema del que hablaremos cuando me dejéis escribir otro artículo…je,je.

A poco tiempo de comenzar el campamento, hice lo que popularmente se conoce como tirarse a la bartola, la cual ha sido un desastre ya que días antes del campus me salió el conocido flotador, no se si por el buffet libre o la comida de la abuela, por lo que me fui a correr con mi tío unos 9 kilómetros por la playa al día para bajar dicho aumento de cintura. Después os contaré…no fue suficiente.

Llegamos al día 12 de julio, venía con el miedo de los entrenamientos ya que no había tocado un balón en serio desde el final del Campeonato de España cadete, pero el primer día fue de tiro y más tranquilo. Después tuve tiempo de enredar, hablar con la gente (sobre todo las niñas), pero bueno, qué le vamos a hacer si soy un adolescente…

Lo primero que hice al llegar fue saludar a Piti Hurtado y saltar encima de un compañero de piso que he tenido este año y de un compañero de Selección el cual no aguantó mi peso y no caímos. La primera caída a los 5 minutos de llegar, pero hay que seguir adelante…¿no?

Al día siguiente fuimos a un pueblo cercano, “en un lugar de La Vera, de cuyo nombre no me puedo acordar”. En serio, no me acuerdo.

Pensaba que iba a ser un entrenamiento normalito, pero no sabía que estaba en tan mala forma, esta fórmula solo tiene un resultado que es acabar muerto. Nuestro entrenador de ese día era Miguel, ‘el gallego’, que por lo visto fue entrenador ACB.

Se puede decir que sobreviví a ese entrenamiento: fue un logro. Después nos fuimos a unas piscinas naturales que sentaban genial ya que el agua estaba muy fría, aparte de miguel hablándome de la mariscada que se habían metido el sábado…¡sin mí! Pero bueno, está siendo un buen campus.