La fuerza de la Minicopa Endesa fue Kellogg’s