Remontada baldía: la presión del CAI tumba al Estu y le lleva a cuartos. Álvaro Sanz, clave