BASKET FEBEstás viendo//Max Solé, veterano de lujo en la cantera del Madrid: su día a día en el filial blanco
Max Solé, veterano de lujo en la cantera del Madrid: su día a día en el filial blanco

Max Solé, veterano de lujo en la cantera del Madrid: su día a día en el filial blanco

A sus 32 años, el uruguayo Max Solé (alero de 1,95 de altura) acumula ya cuatro años de grandes vivencias en el Real Madrid. Uno de esos jugadores pegamento que todo equipo quiere tener por su nivel (6,2 puntos, 4,6 rebotes y 9,2 de valoración en la 19/20) y por todo lo que hace de puente entre talentos de la cantera madridista que apuntan al primer equipo y que antes tienen que pasar el rodaje jugando en EBA.

En la web del Real Madrid definen perfectamente lo que es Max Solé con estas palabras. «Alero muy completo, un jugador de equipo y polivalente, que destaca en diversos aspectos del juego. Max, que tiene como referente al argentino Ginóbili, posee un gran carácter competitivo y es un deportista con mucho carisma». Al conjunto blanco llegó Max Solé tras dos experiencias en España en LEB Plata (CEBA Guadalajara, de 2013 a 2015) y el Fuenlabrada (el curso siguiente).

Y desde su llegada, su rol ha sido determinante. No solamente ayudando a un conjunto blanco que siempre ha estado en la parte alta estos últimos años (desde la temporada 2015-2016, cuando fue sexto, no baja del quinto lugar en la temporada regular) sino también por su ascendencia en el grupo. En estos años, Usman Garuba, Mario Nakic, Juan Nuñez, Boris Tisma, Amar Sylla o Matteo Spagnolo, todos ellos con pedigrí de élite, han compartido vestuario con él.

El importante rol de Max Solé en la cantera del Real Madrid

Uno, eso sí, no lo ha hecho en la cancha junto a Max Solé. «Lamentablemente y por desgracia llegué al año siguiente de Luka Doncic». Pero su función de puente es muy importante, como él mismo relata en el Campus Gigantes de Madrid, donde está actualmente ejerciendo de entrenador.

«Por una parte nosotros a veces nos lo tomamos como que vamos a jugar pero hacemos muchas más cosas. Los chicos te ven como te mueves en el día a día, lo que entrenas y haces, como vas a los partidos, te comportas. Al final ellos son como una esponja, todos miran lo que tienen, pueden y lo que deben de hacer. He competido toda mi vida, no he dejado de ser el jugador que he sido siempre pero es distinto el rol que tengo al de hace varios años».

Javier Salson (recientemente retirado) es otro de esos veteranos que han ejercido un rol fundamental en el Real Madrid de estos últimos años de EBA. Ellos, por su recorrido y ascendencia dentro del grupo, son toda una referencia. «Te preguntan mucho, se fijan en ti a diario. Conozco a algunos de ellos de hace dos o tres años. Ejemplos como Usman, que ha pasado de jugar con cuerpos de niño a estar compitiendo al máximo nivel jugando en Euroliga. Una locura, como Luka, que ya es uno de los mejores de la NBA. Ellos antes aprendieron cómo juegan los mayores».

Una temporada a medias

Sobre esta temporada, Max Solé también ha hablado. Los blancos eran terceros cuando la pandemia explotó (17-6 en el grupo B de EBA). Un confinamiento que ha pillado al uruguayo en medio de otra importante experiencia vital. «Es raro porque no hemos terminado el año. Me faltó la espina de jugar contra todos, nuestros finales del año son en ascenso siempre. Me dolió. Pero he sido padre y el confinamiento gracias a dios me sirvió en el lado positivo. El entreno quedó un poco más aparcado, pero he disfrutado de cosas que no pasan siempre».

La experiencia en los Campus Gigantes

¿Y cómo está siendo la experiencia tan particular del Campus Gigantes de 2020 con los jóvenes? Max Solé lo explica. «El balance es muy bueno, los chicos al sacarles de la competición de jugar 1×1, 2×2, 5×5… lo han hecho muy bien, quieren aprender mucho, y tienen ganas de mejorar individualmente. Todo lo que hemos hecho estos días les viene genial y es muy positivo».

Técnica Individual. «Es la parte oscura que no se ve, la que haces antes de los entrenos, la que intentas pulir. En baloncesto importan el tiro, los puntos, pero las pequeñas cosas son las que te hacen pasar de nivel. Hemos metido competición de puntos, tanteo, para que no pierdan la esencia de competir».

Por supuesto, viendo su energía, a Max Solé le queda cuerda para rato. «Mi futuro ojalá siga siendo jugar todo lo que pueda. Amo el baloncesto, y todo lo que pueda jugar y el físico me dé (la cabeza lo hace) sean 4, 5 o 6 años, los que pueda, ahí seguiré».

¡No te quedes sin una de estas revistas!

Foto: Eduardo Herrero (@herver_photo)

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)