GIGANTES JUNIOREstás viendo//Conoce a Juani Ducasse, la mayor promesa del baloncesto uruguayo
Conoce a Juani Ducasse, la mayor promesa del baloncesto uruguayo

Conoce a Juani Ducasse, la mayor promesa del baloncesto uruguayo

En Gigantes hablamos con uno de los mayores talentos sudamericanos que podemos encontrar en la NCAA. La gran promesa uruguaya milita en la universidad de Santa Clara

El versátil alero, Juan Ignacio Ducasse, tiene por delante una oportunidad de oro para abrir de par en par las puertas del mundo profesional. Tras su etapa de high school, el uruguayo aceptó una de las diferentes propuestas universitarias que se le plantearon, siendo la elegida, finalmente, Santa Clara.

Los Broncos le han recibido en una campaña que parece ser de adaptación a la NCAA para Ducasse, pero mientras sigue trabajando duro para acabar por entrar en la rotación y recuperarse de unos problemas en la rodilla, el exterior nos atiende vía telefónica para conocerle un poco mejor.

Gigantes: Vienes de Uruguay, un país de gran tradición futbolera ¿Cómo es que te decidiste por el baloncesto?

Ducasse: Es verdad. Vengo de un país muy futbolero. Creo que eso viene por el hecho de que la selección de fútbol ha tenido un gran éxito a lo largo de la historia y eso permite que la sociedad uruguaya se identifique más con ese deporte. Yo empecé a jugar al baloncesto cuando tenía 4 años. Me metí en un club en el que mi primo jugaba de manera profesional y en el que mi tío era el presidente. Mi familia estaba muy metida en ese mundo del baloncesto. Sin duda, durante mi infancia también jugué al fútbol, pero en el momento en el que el baloncesto se hizo más competitivo y requería más tiempo decidí que sería mi deporte.

G: Al venir de un país con poca tradición ¿Con qué dificultades te has encontrado?

D: Cuando vienes de un país que no tiene tradición, que no es reconocido a nivel mundial por el baloncesto, es difícil. No tanto en el mismo país, más bien cuando miras al exterior. Cuando juegas con la selección nacional he sentido muchas veces, no faltas de respeto, pero si que nos menosprecian, no nos respetan a nivel internacional. Es una cosa bastante obvia, ya que Uruguay nunca tuvo un reconocimiento a nivel mundial en el baloncesto. Eso pasa, pasa en todos los deportes y son las cosas que hay que vivir, pero no es algo que me incomode, es algo que me ayuda a intentar demostrar que, a pesar de venir de un país donde el baloncesto no es el principal deporte, puedo ponerme al nivel de otros jugadores de potencias del baloncesto.

G: ¿Por qué decidiste marcharte a los Estados Unidos?

D: La decisión de venirme a Estados Unidos tuvo varios motivos. El primer y principal era que estaba jugando mi año de cadete en Uruguay y llegó un entrenador nuevo al club que me hizo cambiar mi forma de pensar y vivir el baloncesto. Mi cabeza en muchos aspectos. Su nombre es Augusto Pons. El me hizo entender que si yo quería ser un jugador de alto nivel y lograr llegar lo más alto posible tenía que medirme, día día, con jugadores que me pusieran las cosas difíciles. Tenía que salir de mi zona de confort. Tendría que ir a un lugar donde se complicase todo, tuviera que hacer las cosas mejor y entrenar al 200%. Desde ese momento cambiaron muchas cosas, y una de esas fue abandonar lo que tenía en Uruguay.

G: ¿Cómo valoras tu etapa en high school? ¿Qué crees que has mejorado?

D: De mi etapa de high school me llevo muchas cosas. Muchos momentos lindos, como también momentos malos, pero eso es parte del deporte. Sin duda, la mayor enseñanza que me dejó fue que me cambió la cabeza. Me di cuenta que de verdad quiero ser un jugador de baloncesto y alcanzar mi máximo nivel. Me hizo entender que, si quiero lograr esos objetivos, tengo que entrenar el doble, hacer más que los demás, prestarle atención a los detalles, mirar los partidos para ver que puedo corregir y un montón de cosas que conllevan ser mucho más profesional. Me hizo ponerme más fuerte de cabeza ya que, al estar lejos de mi familia y amigos, cualquier adversidad se ve diferente. Me hizo plantearme objetivos e intentar cumplirlos cueste lo que cueste.

G: ¿Qué esperas de tu año en la NCAA?

D: Estoy en proceso de recuperación de la rodilla. No fue nada grave, pero fue una corrección de postura que me hicieron para que pueda alcanzar el máximo potencial físico que tengo. Estoy en ese proceso y me uniré al equipo cuando termine. Probablemente, este año no juegue o tenga minutos limitados, pero sin duda estoy ansioso por unirme al equipo y jugar.

G: ¿Cuál ha sido tu mejor momento en el mundo del baloncesto? ¿Y el peor?

D: Tengo muchos. Para empezar con los momentos malos, se me viene a la cabeza algún corte de selecciones nacionales que no pude entrar en la lista. Son más los feos que los lindos, ahora que me pongo a pensar (ríe). Momentos buenos, por ejemplo, mi debut con la selección absoluta. Fue una ayuda a cambiar mi mentalidad. Darme cuenta de que iba por buen camino.

G: Muchos te ven como la gran promesa del baloncesto uruguayo ¿Crees que tienes lo necesario para alcanzar la NBA y hacer historia?

D: Es verdad que muchos me ven así, pero es demasiado relativo. No creo que sea algo importante, o algo que influya en lo que yo haga. Me enorgullece y me hace sentir bien, pero también hay gente que no lo piensa y eso no va a cambiar mi forma de actuar, de entrenar o de jugar. Y en cuanto a la NBA ¿Quién sabe? No se si tengo lo necesario en actitudes físicas y talento. Tal vez sí, tal vez no. Lo que sí estoy seguro es que voy a hacer todo lo posible por alcanzar ese objetivo y cumplir mi sueño. Haré lo imposible. Lo que esté a mi alcance y lo que no también para conseguirlo.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)