GIGANTES JUNIOREstás viendo//Dani Corona, el coach producto nacional que vuelve del extranjero
Dani Corona, el coach producto nacional que vuelve del extranjero

Dani Corona, el coach producto nacional que vuelve del extranjero

Hablamos con un coach que acaba de llegar de Europa para intentar reflotar a un club en formación, como es el de la localidad madrileña de Pinto.

Casi 15 temporadas lleva ejerciendo como entrenador (hasta llegar a ser titulado superior por la Federación Española de Baloncesto) el madrileño Daniel Corona. Muchas de ellas las ha pasado realizando una de esas funciones poco alabadas pero en muchos casos necesarias para crecer: dirigir en el extranjero.

Tras 7 años en el Baloncesto Fuenlabrada, Corona hizo las maletas para estar, entre otras etapas, cuatro campañas en Dinamarca (en la liga profesional de dicho país y ayudando a la Selección Sub15 y Sub16 danesa) y un año en Israel, en concreto formando talentos en una escuela de baloncesto inclusivo en Jerusalén. Además, también ha sido ponente de clinics nacionales e internacionales para la FIBA en varios países (Japón, Dinamarca, Luxemburgo, Bélgica).

En España vivirá la próxima temporada en su tercer club (tras estar en Fuenla y Arganda, donde también estuvo dos años) regresando a Pintobasket, donde también dirigió un año en el pasado, con el objetivo de hacer crecer a un club en constante formación. Ahora, ha hablado con Gigantes para repasar toda la actualidad del baloncesto.

Pregunta. Un entrenador español en el extranjero. ¿Cómo has llevado todos estos años?

Respuesta. Bueno, fuí de los primeros perfiles de esta última generación de entrenadores españoles en salir fuera de España a entrenar de manera profesional. La verdad que es una experiencia que recomiendo a todo entrenador que maneje perfectamente el inglés y que esté buscando nuevas experiencias para ampliar horizontes. A día de hoy sigo recibiendo correos y mensajes de compañeros entrenadores madrileños que se lo siguen planteando. Si puedo hacer una humilde recomendación desde mi experiencia: lo más relevante es elegir un proyecto en el que tengas recorrido como entrenador.

Lo importante de estas experiencias no es el contrato inicial, si no cómo eres capaz de adaptarte a la mentalidad y filosofías del Club receptor para poder mejorarlo diariamente. Al final, se te va a juzgar por tu trabajo del día a día, no por las titulaciones que vayas a traer o tu experiencia en España. De los últimos 6 años yo he pasado 4 fuera de España y la verdad que, aunque a veces se hace duro estar lejos de tu familia y amigos, es una experiencia inigualable... sobre todo si como yo te planteas el baloncesto desde un punto de vista formativo y no desde una ambición competitiva.

P. Háblanos del tratamiento al entrenador español en el extranjero. ¿Sientes que al entrenador nacional se le respeta y es considerado fuera?

R. Creo que en este sentido no se puede dar una respuesta inequívoca, ya que depende mucho de la cultura del país al que vayas a trabajar. Por ejemplo, en Japón, donde he tenido la suerte de pasar dos meses en dos experiencias donde me contratan para ir a formar jugadores y entrenadores, el entrenador es la máxima figura de autoridad, y si eres Español, más aún.

Sin embargo, por ejemplo, en Escandinavia la estructura tanto de los Clubes como de las Federaciones es muchísimo más horizontal, no importa tanto de dónde vengas como lo que sepas hacer. En Israel por el contrario, la aproximación a la figura del Entrenador de basket está totalmente ‘americanizada’, los españoles somos solo unos europeos más.

Al final son perspectivas diferentes basadas en las diferentes culturas de cada país. Yo personalmente me siento mucho más cómodo en una estructura horizontalizada, donde se puedan compartir experiencias y donde el flujo de información viaje de forma libre, abierta y directa. Basado en mi experiencia, esta horizontalidad es lo que he visto que ha hecho crecer las diversas organizaciones donde he trabajado de manera más rápida y ordenada. Además, desde un punto de vista formativo y de formación en valores, lo cual es mi máximo objetivo como entrenador, creo que es lo que tiene más sentido. En definitiva: el respeto se gana en la pista y debe estar siempre basado en valores.

P. Aterrizas en Pinto, ¿cómo afrontas este nuevo proyecto?

R. Para mí es un placer volver a Pintobasket, un Club al que siempre he querido tanto y que siempre que me ha llamado para cualquier actividad he estado ahí. Es fantástico haber recibido la llamada de Héctor Aguilar para que me uniese al proyecto del Club.

Ha sido bastante sencillo poder cuadrar todas las necesidades de ambas partes de cara a alcanzar un acuerdo para poder venir a Pinto, ya que se me plantea un proyecto de formación a medio plazo con el objetivo de asentar las bases técnicas del Club con dos equipos potentes como son el Junior Masculino y el Preinfantil Masculino y además dándome la oportunidad de ser parte del crecimiento del Club a partir del trabajo en pista como entrenador, aspecto que para mí era muy importante.

Asimismo, se me plantea la oportunidad de coordinar la temporada que viene todo el trabajo técnico-táctico de la que para mí es la parte más importante de cualquier Club de Baloncesto, sus cimientos, la canasta pequeña. Con estos mimbres, estoy seguro que se conseguirá dar un impulso a la sección masculina del Club y que podremos ver el desarrollo, tanto técnico-táctico como personal, de nuestros jugadores desde el minuto 1.

P. ¿Llegas para asentarte o tu reto está en otra meta?

R. En principio tenemos un acuerdo de dos temporadas. Es un requisito que suelo tener a la hora de entrar a trabajar, también lo hice en Arganda, por ejemplo. Me gusta trabajar con ciclos medios, me permite tener una idea clara de lo que quiero conseguir como entrenador y como coordinador sin tener que focalizar en los resultados cortoplacistas que no llevan a ninguna parte, y sin tener que perderme en grandes objetivos transversales a largo plazo, que lo único que consiguen es diluir el trabajo diario en el Club.

Es por esto que me planteo un proyecto a dos años con posibilidad de revisión al final de cada temporada, ya que para mí es importante tras todas estas experiencias baloncestísticas estar en un sitio en el que se sienta positividad por ambas partes.

Para mí es importante cuando llegas a un nuevo proyecto, especialmente cuando está tan asentado como el de Pintobasket, respetar el trabajo de otras temporadas y crecer a partir de él. Respetar e incluir a todos los compañeros entrenadores de manera justa, abriendo espacios y creando instrumentos de mejora, solo se puede conseguir de manera satisfactoria para ambas partes si se consideran objetivos medibles a medio plazo.

Además, por experiencia propia, es lo que realmente hace crecer a los jugadores tanto en su plano deportivo como en su plano personal, que es el máximo objetivo que debemos plantearnos como entrenadores. Respecto a los retos del futuro, no me preocupa mucho, ya que soy un gran defensor de que es tu propio trabajo lo que te lleva a poder conseguir las metas que te has planteado. Así es como estoy acostumbrado a trabajar y tanto al Director Deportivo como a la Junta Directiva les ha cuadrado muy bien la idea.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)