El Joventut ata a su proyecto brasileño, Vinicius da Silva, hasta 2025

El Joventut ata a su proyecto brasileño, Vinicius da Silva, hasta 2025

Uno de los grandes proyectos del Joventut, el equipo canterano por excelencia, es de Brasil y se llama Vinicius da Silva

El club que más jugadores está formando en su cantera y de la que la primer plantilla está bebiendo es el Joventut de Badalona. Como parte de su cultura, hacer que los jugadores jóvenes que pasan por su escuela triunfen, a poder ser en su equipo, es un elemento que pesa mucho en su balanza. La estructura que en la Liga Endesa dirige Carles Duran está dando pasos de gigante al combinar la veteranía de algunos fichajes con gente de la casa como Albert Ventura, Xabi López-Arostegui, Arturs Zagars, Nenad Dimitrijevic, Joel Parra y, en el caso de esta temporada, retornados ya curtidos como Ferran Bassas o Pau Ribas. El Joventut cede a algunas de sus perlas para que mejoren, como es el caso este año de Pep Busquets (Girona), pero también cuenta con un afiliado, el C.B. Prat (antes, LEB Oro; ahora, LEB Plata), en el que ayudan a desarrollarse los talentos de los jugadores que la Penya tiene en propiedad. En este último ejemplo situamos a Vinicius da Silva, que está llamado a hacer algo grande en el equipo catalán. Mide 2.16.

Este verano Da Silva ha sido protagonista por dos noticias que le dan ya estatus de canterano a tener en cuenta fuera del equipo: primero, que se presentó en la lista preliminar del Draft 2020 pero luego fue el único del entorno español que se borró; segundo, que el club ha visto potencial suficiente como para renovarle hasta 2025.

Vinicius da Silva es, además de todo ello, una de las grandes esperanzas del baloncesto brasileño que ya no cuenta con Splitter, Varejao, Nenê y otros hombres grandes que intentaron hacer olvidar a Oscar Schmidt Becerra. En 2017, cuando llegó, el ojeador Gabriel Andrade de aseguraba que este pívot procedente del Paulistano dominaba «el rebote ofensivo y la protección del aro» y que «todavía no tiene un gran desarrollo físico, lo que afecta a su juego, evita el contacto y, a pesar de ser móvil y no lento dada su altura, todavía no tiene un gran desplazamiento lateral y sufre en los cambios defensivos», coronando el análisis así: «Si continúa mejorando su tiro y desarrolla más fuerza y explosividad, será gran jugador a largo plazo a nivel internacional».

En el Prat está promediando 8,8 de valoración, cogiendo todavía fundamentos para ir puliendo su base y así poder debutar algún día en la Liga Endesa con el Joventut.

Con el equipo júnior de la Penya ya ha disputado torneos internacionales, como el ANGT (Euroliga) o el de L’Hospitalet. En esas dos parcelas, fuera del circuito FEB, se le vio mucho más hecho a liderar la pintura verdinegra. Ni mucho menos es un jugador hecho, pero el progreso desde que llegó a Badalona es reseñable. Es de la generación del 2001, pero habiendo empezado algo más tarde que otros jugadores de ese año.

Un jugador que tiene atentos a Brasil y a Badalona a partes iguales