Consejos de UNICEF: ¿Por qué son necesarios y cómo hacer campus este verano?

Consejos de UNICEF: ¿Por qué son necesarios y cómo hacer campus este verano?

Es una de las grandes incógnitas que llegan en esta nueva normalidad. ¿Cómo la encaramos? ¿Recuperamos los hábitos que teníamos antes? ¿Vivimos sin miedo a un posible rebrote? ¿Nos enfrentamos al virus con confianza? Son sólo algunas de las dudas que pueden surgir en cualquier ser humano en plena desescalada del coronavirus. Una situación que si es difícil en adultos… es todavía más compleja de dimensionar en los niños. Muchos de ellos desearán, por citar un ejemplo, volver a un Campus Gigantes este período estival tras unos meses muy difíciles por el COVID-19. Tocar, por fin, una pelota en una cancha. Y nosotros queremos intentarlo, siguiendo los protocolos y los consejos de entidades como Unicef.

Campus post COVID-19: razones para llevarlos a cabo este verano

Porque ha sido un confinamiento duro para todos. Pero para aquellos necesitados del juego como vehículo de desarrollo social, corporal y afectivo, entre otros factores de crecimiento, es aún más complejo de entender. Los niños y jóvenes necesitan jugar. Por eso, teniendo claro que nuestras vidas han cambiado, llega el verano con una duda. ¿Qué pasa con los Campamentos de Verano?

¿Se pueden, o mejor dicho, se deben llevar a cabo los Campus? Puedes tomar estos consejos de Gigantes del Basket para valorar lo positivo de apuntar a tu hijo/a a un Campus, y más aún de baloncesto. Porque, dentro del confinamiento, mientras que los más adultos salían a comprar o a trabajar, los niños permanecían en casa.

Claro está, lo más esencial es garantizar la seguridad de todos y que se cumplan las medidas higiénicas y sanitarias establecidas. Pero si se pueden certificar, es fundamental esto que da a conocer UNICEF. «El desarrollo, el juego y la recreación son elementos esenciales que ayudan a la estimulación, a la interacción con otros y al aprendizaje de habilidades sociales, además de impulsar la inteligencia y la creatividad. El juego es una herramienta clave para reducir inequidades y fomentar la inclusión e igualdad».

La clave es buscar entornos seguros. Sitios para estar protegidos, con distancia social y adaptándose a las nuevas reglas del juego. Entre todos a buen seguro que se encuentran, y se consiguen adecuar para que se cumplan las necesidades básicas. Hay que recordar que los niños del hoy son el futuro del mañana. Y por eso, su evolución debe de seguir todos estos parámetros para que no se estanquen. Un año sin Campus en un niño es algo que pueden echar en falta el resto de su vida. Y más aún con el tiempo que se lleva metidos en casa.

Los consejos de UNICEF para valorar la importancia de los Campus

Físico: los espacios deben ser diseñados teniendo en cuenta las necesidades de niños y niñas. Requerirán, además, medidas muy concretas que garanticen la seguridad sanitaria.

Emocional: la distancia física, fundamental para evitar contagios, no supone una distancia emocional. Se puede mantener una distancia física siendo cálido emocionalmente. Debemos generar espacios en los que los niños, niñas y adolescente se sientan a gusto, seguros, que pertenecen y que pueden hablar con otros, niños, manteniendo siempre las medidas de seguridad sanitaria.

Adultos conscientes: los adultos tienen la capacidad, entre otras cosas, de crear vínculos afectivos positivos desde la afectividad y el respeto, y de abordar los conflictos desde la disciplina positiva. Ponen su atención en mantener la mirada hacia los procesos emocionales y lo que puedan estar viviendo, ayudándolos a expresarlo e integrarlo

Protagonismo y participación de los niños, niñas y adolescentes: se les reconoce y ejercen su derecho a ser escuchados y a opinar en los temas que les afectan, tanto a nivel individual como colectivo.

Los Campus Gigantes, un seguro para los más jóvenes

Con más de siete años de trayectoria y ediciones tanto en verano como en Navidad, los Campus Gigantes Basket Lover y Jr Camp Gigantes Basket Lover son toda una garantía. Su principal objetivo son promover el aprendizaje del baloncesto y la mejora de los fundamentos principales entre todos los jugadores y jugadoras. Sesiones específicas de entrenamiento junto a competiciones, bajo la supervisión de un equipo humano formado por entrenadores cualificados, garantizan el crecimiento tanto en la cancha como en la faceta personal de todos los participantes. Además, las visitas de grandes profesionales, junto a las actividades de tiempo libre y muchas otras sorpresas durante su desarrollo, hacen que formar parte de los Campus Gigantes sea una experiencia para recordar toda la vida.

MÁS INFORMACIÓN, FECHAS E INSCRIPCIONES

 

QUIZÁS TE INTERESE…

Los jóvenes participantes de los Campus Gigantes y del Pablo Laso Training Camp pudieron disfrutar en el confinamiento de un auténtico privilegio: entrenar en casa con Paco Redondo. El técnico ayudante del primer equipo del Real Madrid dirigió una sesión para mejorar un importante fundamento del juego, el bote.