El Estu cae y se complica en la BCL: obligado a hacer doblete o esperar

El Estu cae y se complica en la BCL: obligado a hacer doblete o esperar

Lo que pintaba a noche de celebración en Torrejón, sellando el pase matemático a octavos de final, tornaba en un final dramático que complica la vida al Estudiantes en la Basketball Champions League. El conjunto colegial caía ante el Medi Bayreuth por un ajustado 68 a 76, tras un último cuarto para olvidar. El Estu ahora es segundo con un balance de 7 triunfos y 5 derrotas, empatado con su verdugo hoy y Estrasburgo. 

Los de Salva Maldonado parecían tener el partido controlado al entrar en los 10 minutos finales, pero un parcial de 10 a 23 de los germanos no daba sólo la vuelta al choque, también les permitía recuperar el basket-average. Un resultado que pone contra las cuerdas al Estudiantes en la competición.

A los colegiales les restan dos partidos en la primera fase: la semana que viene recibe al Banvit turco, y en la última jornada viaja a Venezia para enfrentarse al Reyer, al que vencía en la vuelta por 1 punto.

Los primeros no están ya implicados en la lucha por el pase, pues salvo sorpresa serán primeros de grupo de manera -como mínimo- virtual cuando lleguen a Madrid. Los italianos, por su parte, son un rival directo, por lo que el duelo allí es vital para los de Maldonado. 

El Estu necesita ganar al menos 1 de los dos partidos. Si gana los dos, sellará su pase sin tener que estar pendiente de otros resultados. ¿Y si gana 1? Se abre un amplio abanico de combinaciones, con varios encuentros entre conjuntos implicados. 

Si Venezia tumba mañana al Olimpija, algo bastante probable, habrá cuádruple empate a 7-5 en la clasificación. La próxima jornada, duelo directo entre Bayreuth y los italianos. Estrasburgo, otro implicado, recibe al Radom, por lo que parte con ventaja, pero la última jornada visita Banvit. Los alemanes, por su parte, visitan Atenas en su último partido, ante un AEK que de ganar sus dos encuentros restantes se metería en la pomada -está 6-6-.

En definitiva, un quebradero de cabeza para el Estudiantes de perder uno de los dos partidos, pues deberá rezar y esperar a los resultados adecuados para avanzar a los octavos de final. El día 30 ante el Banvit, primera de sus dos finales.