Viajes tortuosos para el CAI, Herbalife GC y Sevilla. Tres derrotas sin paliativos

Viajes tortuosos para el CAI, Herbalife GC y Sevilla. Tres derrotas sin paliativos

KRASNY OKTYABR VOLGOGRAD 71 – CAI ZARAGOZA 66

El partido ha estado muy igualado durante el primer cuarto (15-15). Pero los locales en el segundo a base de contraataques abrían diferencias. Komissarov finalizaba la primera parte con un triple (42-33).

En la reanudación, los aragoneses tenían muchos problemas para anotar y Hamilton con un tiro desde el perímetro ponía la máxima renta para lo suyos (50-35). Katic no se rendía y daba esperanzas a los suyos al cierre del tercer período. Los aragoneses hacían valer su superioridad interior y se colocaban a seis a ocho minutos del final (58-52). Pero los rusos no bajaron el pistón y Cuthbert Victor sentenciaba en los instantes finales.

BANVIT BANDIRMA  80 – HERBALIFE GRAN CANARIA 70

Los locales, con un acertado Earl Rowland, ha conseguido llevar la iniciativa desde el principio (17-11). Los canarios buscaban la reacción pero su rival respondía con cuatro triples casi seguidos (31-22). La situación seguía lo mismo hasta el descanso.

A la vuelta de vestuarios, los de Aíto consiguieron meterse en el partido al defender con intensidad (52-49). Pero desde aquí, se bloquearon en ataque y su rival pudo parar la reacción (59-52). Newley no se rendía y con tres triples mantenía a los suyos en el encuentro (70-65). Pero el acierto de Keith Simmons, con 7 puntos daba la victoria a los suyos.

LYETUVOS RYTAS 100- BALONCESTO SEVILLA 78

El Baloncesto Sevilla ha conseguido responder a casi todos los ataques de su rival en el primer cuarto (18-17). Y tras cuatro puntos seguidos de Porzingis conseguían ponerse por delante (21-23). Pero los lituanos se empezaban a tomar las cosas en serio y con un parcial de 8-0 abrían la brecha (45-35). Así al descanso se llegaba con un 53-40.

En la reanudación, los locales machacaban a los andaluces desde el perímetro con  cuatro triples para encauzar la victoria (73-50). El partido aquí se acabó porque el Sevilla no conseguía anotar con cierta regularidad para remontar.