Análisis de Chema de Lucas. El Fenerbahçe, ante su F4. ¿A la tercera irá la vencida?

Análisis de Chema de Lucas. El Fenerbahçe, ante su F4. ¿A la tercera irá la vencida?

Es su Final Four. Tras estrenarse en la de Madrid en 2015 y rozar el título en la de Berlín en 2016, Estambul acoge al Fenerbahçe como gran favorito por el factor cancha del Sinan Erdem, una auténtica caldera aunque no es la cancha del equipo.

Llegan en el mejor momento de la temporada tras arramplar con el Panathinaikos en cuartos, 0-3, pero con la mejor noticia posible: han superado la ristra de lesiones para llegar con todos los jugadores sanos a la cita. Otra de las claves, el bloque, que lleva ya dos años juntos. A la tercera, ¿la vencida?

NÚMERO

Ocho son las Copas de Europa-Euroliga que tiene Zeljko Obradovic. La ha ganado en todos los equipos en los que ha estado salvo en la Benetton, a la que llevó a la Final Four en 1998, y con el Fenerbahçe, su equipo actual. Enfrente en semifinales, uno de sus ex como el Madrid, que tiene 9. ¿Le alcanzará?

CÓMO VAN A GANAR

Haciendo su partido, ya que aunque parezca una obviedad tienen que llevar el choque a unos guarismos bajos frente a un rival como el Real Madrid al que le gusta correr, jugar fluido y el run and gun. Dos hombres son muy importantes en este esquema como secantes: Ekpe Udoh y Nikola Kalinic. Junto a Bogdanovic, el equipo tiene en pista su peor rendimiento defensivo cuando no están en pista.

En ataque, junto a Bogdanovic y Dixon, otro nombre que se antoja clave es Datome. Muy peligroso jugando de cara o en el poste, seguro que Jeffrey Taylor tratará de atarle en corto. Y ojo con Sloukas, que se viene arriba en estos choques.

CÓMO VAN A PERDER

Haciendo lo que no deben y seguro que Obradovic ha recalcado una y otra vez en el scouting: dejarse arrollar por su rival yendo al intercambio de golpes, dejando a Llull, y su “increíble temporada” en palabras de Zeljko, y Doncic libres, correr en transición y llegar jugando, permitir canastas fáciles, las rachas de Carroll o el enorme trabajo en la pintura y en el rebote de los hombres altos del equipo de Laso.