EUROLIGAEstás viendo//El Real Madrid va de menos a más y se mete en la gran final
El Real Madrid va de menos a más y se mete en la gran final

El Real Madrid va de menos a más y se mete en la gran final

El dúo formado por Luka Doncic y Gustavo Ayón fue de lo mejor de un partido que mantuvo en vilo a todo el mundo hasta casi el bocinazo final.

La victoria (83-92) del Real Madrid sobre el CSKA significó que los madridistas se verán las caras con el Fenerbahce en el partido por el título de la final Four de la EuroligaLuka Doncic (16 puntos y 7 rebotes) y Gustavo Ayón (12 puntos y 11 rebotes) fueron los mejores del partido, guiando a los suyos por la senda del éxito que conducía hasta la gran final de la competición continental por excelencia.

El CSKA empezó muy centrado y aprovechando la presión en defensa con la que atosigó al Real Madrid en los primeros compases del partido. Cory Higgins anotó 10 de los primeros 15 puntos de su equipo, mientras que los otros cinco fueron de un Sergio Rodríguez que tuvo sus más y sus menos con Facu CampazzoNando De Colo se puso a hacer su trabajo desde el inicio del choque, certero desde la línea de tiros libres con un 6/6 que demuestra por qué es el mejor tirador de personal de la historia de la competición.

El segundo periodo comenzó con un triple de Fabien Causeur que servía para que los madrileños acortasen distancias y rebajasen de desventaja por debajo de los 10 puntos. Jaycee Carroll se sumó al empuje anotador de larga distancia y el Real Madrid se colocó a dos puntos en menos de dos minutos. El incremento de agresividad defensiva de los merengues también tuvo mucho que ver. Otro triple, esta vez de Sergio Llull, que venía precedido de un de Trey Thompkins, sirvió para que el Real Madrid se pusiera por delante. Todo un festival de tiros de tres materializado en un parcial de 17-4 que le vino grande al CSKA. Una canasta en juego en seis minutos del segundo cuarto hablaba por sí misma. Al final, 46-47 al descanso.

Tras el intermedio, el Real Madrid firmó un parcial de 7-0, que le permitió marcharse de tres en el marcador. El CSKA no encontraba la forma de plantar cara a la ofensiva de su rival y se metió muy pronto en el bonus de faltas. Detalle que permitió al equipo entrenado por Pablo Laso jugar con más tranquilidad. Tanta que, con dos triples consecutivos, de Causeur y Doncic, se fueron a un +9 en el electrónico y obligaron a pedir tiempo muerto a su contrincante.

Tras un dominio casi absoluto de los blancos en el tercer cuarto, otro parcial de +12 a siete minutos para el final, nuevamente a base de triples, provocó la euforia desatada en el banquillo del Real Madrid. El CSKA se iba hundiendo cada vez más y los de Laso no tenían intención de bajar el ritmo en absoluto. Sin embargo no terminaban de dar el mazazo necesario para acabar de romper un partido en el que no había nada decidido.

Todo cambió a falta de dos minutos para el final del partido, cuando el Real Madrid puso respirar con algo más de calma al contar con una ventaja de diez puntos. Varios rebotes ofensivos y balones bien peleados por los merengues les permitieron llegar al último minuto del choque con el marcador a favor. Como consecuencia, Llull y Rudy Fernández cumplieron desde la línea de tiros libres y el conjunto español certificó su pase a la gran final.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)