EUROLIGAEstás viendo//Historias de una Euroliga sin campeón: los 10 momentos de la temporada 2019/20
Historias de una Euroliga sin campeón: los 10 momentos de la temporada 2019/20

Historias de una Euroliga sin campeón: los 10 momentos de la temporada 2019/20

Un repaso por algunos de los momentos más impresionantes de una temporada (2019/20) histórica en la Euroliga

La Euroliga ha cancelado el resto de la temporada 2019/20 por culpa del coronavirus y una pandemia que no se ha podido controlar para que se jugaran los partidos que quedaban pendientes. No habrá campeón, como recalcó Jordi Bertomeu, y ya se está diseñando la 2020/21.

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Las fechas y participantes en la temporada 2020/21’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Análisis: la situación de los españoles y sus licencias’

Pese a la decepción final por no poder acabar con normalidad, la Euroliga ha puesto sobre la mesa una temporada histórica. 18 equipos, que repetirán la próxima campaña al completo, crearon un espectáculo que elevó los estándares habituales de la máxima competición continental hacia nuevos niveles. A continuación, un repaso a los mejores momentos de la misma:

· Un mercado plagado de estrellas por doquier. En verano de 2019 los equipos se reforzaron con jugadores de muchísimo nivel, lo que hacía que la competencia fuera feroz y se creara un bucle muy positivo en el que cada conjunto quería anunciar un fichaje que mejorara lo hecho por los demás previamente. Es así como se conformaron unas plantillas de enorme valor. Hubo jugadores muy importante que cambiaron de aires: Sergio Rodríguez, del CSKA al Milán; Nando de Colo, del CSKA al Fenerbahçe; Cory Higgins, del CSKA al Barça; Jordan Mickey, del Khimki al Real Madrid; Chris Singleton, del Barça al Efes; Mike James, del Milán al CSKA. Por otra parte, llegaron algunos con un pasado notable en la NBA: Nikola Mirotic, al Barça; Quincy Acy, al Maccabi; Jonas Jerebko, al Khimki; Greg Monroe, al Bayern; Kosta Koufos, al CSKA; Wesley Johnson, al Panathinaikos. Es por nombrar algunos ejemplos, aunque la lista es extensa. Es lo que hizo que la competitividad subiera, algo que repercutió directamente en las cotas de excelencia alcanzadas.

· Regresos de mucha calidad en las banquillos. La experiencia en la NBA también se notó en los banquillos; al Panathinaikos regresó por Navidad el ávido Rick Pitino y a su Italia natal lo hizo Ettore Messina después de aprender al lado de Gregg Popovich en los Spurs. Pero dentro del espectro europeo también se dieron otras vueltas de tuerca en lo que compete a los entrenadores: Rimas Kurtinaitis continuó en la que es su segunda etapa en el Khimki, y a mitad de temporada Xavi Pascual (Zenit), Georgios Bartzokas (Olympiacos) y Dusko Ivanovic (Baskonia), de conexión culé, volvieron a tener trabajo en la mejor liga de este continente.

· El récord de Shane Larkin. El 29 de noviembre de 2019 Shane Larkin aporreó la puerta de las oficinas de la Euroliga: quería entrar en los libros de historia como fuera. Lo hacía porque había logrado un partido soberbio con el que había superado el récord de puntos en un partido de esta competición: 49. El Bayern de Múnich tuvo que sufrir los 10 triples y los 53 de valoración que firmó al final del encuentro, del que el Efes salió salió ganador por 29 tantos. La campaña de Larkin ha sido estratosférica, promediando 22,2 puntos y 25,8 de valoración y siendo el MVP virtual hasta la suspensión, pero aquella tarde sobresalió entre todos los demás.

· El mejor derbi griego. Si antes hablábamos de Larkin, Tyrese Rice también merece un sitio. Metió 41 puntos, lo que le coloca como segundo en esa lista de máximos históricos en una sola noche empatando con Alphonso Ford, Carlton Myers, Kaspars Kambala y Bobby Brown. No llegó a la altura de Larkin, pero se acercó. Y el Panathinaikos triunfó en el OAKA, abarrotado y motivado, ante un Olympiacos que se lo puso dificilísimo. Uno de los mejores derbis de Atenas de siempre y ocurrió esta temporada en la Euroliga. 99-93: maravilla en Grecia.

· Nikola Mirotic conquista Moscú. No es casualidad que Mirotic asuma los tiros importantes en el Barcelona. Es el jugador-franquicia y templa los nervios en los momentos donde las muñecas se ponen a tiritar. En el MegaSport Arena dio ejemplo. El Barça llevaba ocho años sin ganar en casa del CSKA, vigente campeón de la Euroliga, y el hispanomontenegrino ofreció un instante para guardar en la videoteca. Pocos segundos en el reloj, balón en la media distancia, paso atrás, tiro desde la parte izquierda de la cancha y canasta. Los azulgranas se cargaban la maldición y su mejor jugador se llevaba la gloria con un lanzamiento de superestrella.

· La gran racha del Real Madrid. Los de Pablo Laso volvieron a demostrar por qué están siempre en lo alto de la clasificación. Inicio con dudas y todo arreglado gracias a una racha impresionante que se alargó 13 partidos, de noviembre a enero. Alba, Estrella Roja, Barça, Khimki, CSKA, Zenit, Valencia, Olympiacos, Milán, Baskonia, Panathinaikos, ASVEL y Zalgiris. Tuvieron que darle la vuelta al calcetín los rivales, que llegara de nuevo el CSKA (Laso no ha ganado nunca en su casa) y frenara el ímpetu justo cuando los madridistas se disponían a batir su récord histórico de victorias consecutivas en competición europea. Una demostración de poderío.

· Una locura de intensos segundos en Vitoria. Tres segundos hacen falta para que el Baskonia te desmonte. En una de sus temporadas más complicadas de los últimos años, con muchas derrotas al principio e inestabilidad en una variedad de momentos sigues sin poderte fiar de un equipo como éste. El Alba de Berlín lo comprobó el 6 de marzo. Un triple de Matt Janning y un tapón de Toko Shengelia en un encuentro que ya casi se les había escapado hizo que en Vitoria saliera el sol por la noche. Una alegría en una campaña complicada para los baskonistas. Durante el año un par de detalles le apartaron de una remontada voluminosa en Moscú y un fallo clamoroso también de ganar en Madrid, viendo que sólo les ha faltado un plus porque la calidad brotaba.

· El Valencia y su victoria en casa del Fener. El equipo turco fue de la nada a algo más en esta campaña. Obradovic sufrió mucho con el desempeño de sus chicos y uno de los equipos que aprovechó la brecha fue el Valencia Basket. En vísperas de Año Nuevo los de Jaume Ponsarnau se llevaron una victoria enorme en casa de uno de los campeones de la década. Encuentro vibrante aunque hubo más tensión que calidad. 30+12 de Bojan Dubljevic y canasta ganadora de Jordan Loyd para llegar a la centena y ganar en la prórroga. El Valencia jugará la próxima campaña y acumulará dos presencias consecutivas por primera vez en su historia, todo un hito para la entidad ‘taronja’.

· La redención de Ataman. Criticadísimo por sus críticas fuera de Turquía, en casa otomana es una institución. Ergin Ataman, figura polarizadora donde las haya en la Euroliga. El técnico tiene varias espinas clavadas que se va quitando con este gran Efes que ha llevado del papel a la realidad. Se quedó a un paso de ganar el año pasado y éste iba dispuesto a ello. Para conseguirlo rebate a los registros que le daban la espalda. Uno de ellos era el no haber ganado en Madrid ni una sola vez, problema que solventó el 24 de enero. La crispación se convirtió en una sonrisa de oreja a oreja imposible de ocultar. Su escuadra será el rival a batir la temporada que viene como ya lo era en ésta.

· Estreno imponente del ASVEL. Este equipo volvía a la Euroliga. Francia estaba expectante no sólo por el regreso en sí, avalado por Tony Parker, sino porque lo acertado del proyecto. La esperanza de volver a abrir ese mercado en la Euroliga estaba depositaba en ellos y no han decepcionado. Y qué mejor forma de abrir el melón que con una victoria. El primer golpe en la mesa es importante en estos casos y el ASVEL lo dio fuerte. No sólo ganaron su primer partido en casa, sino que fueron cuatro. El Olympiacos cayó por casi viente el primer día, pero PAO, Baskonia y CSKA también perdieron en el Astroballe. Con un buen récord de 5-3 tuvo que llegar el Efes, el líder destacado cuando el torneo se suspendió en marzo, para quitarles el invicto en su hogar.

· Spanoulis es el máximo anotador. El 2 de enero, enésimo récord de Vassilis Spanoulis. ‘Kill Bill’ superó los 4.152 puntos de Juan Carlos Navarro, que tenía el honor de ser el máximo anotador de la historia de la Euroliga hasta ese momento. La fiesta no fue completa porque el Olympiacos cayó en casa, pero el base griego volvió a brillar.

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)