EUROLIGAEstás viendo//Final Four 2022: Contracrónica de las semifinales a pie de pista. Lo que no se vio por televisión
Final Four 2022: Contracrónica de las semifinales a pie de pista. Lo que no se vio por televisión

Final Four 2022: Contracrónica de las semifinales a pie de pista. Lo que no se vio por televisión

¿Cuánto queda, cuánto queda?”, preguntaba Oscar, un aficionado del Real Madrid, a sus vecinos de alrededor, la mayoría turcos, en los últimos segundos del Clásico. Como si el marcador se hubiera apagado. Bandera de España a cuestas, de haber tenido una botella en sus manos la habría descuajaringado por la tensión.

Joan, buen partido, enhorabuena, pero somos el Real Madrid”, resumía minutos después mientras el presidente del Barça Joan Laporta pasaba por delante acompañado del directivo Josep Cubells y Enric Masip.

La Liga ahora mismo no es un consuelo. Tenemos que vivir con el dolor. Esto es muy duro”, relataba Josep, un aficionado azulgrana visiblemente afectado tras la derrota del Barça, que volverá de vacío otra vez, como en 14 de sus 16 Final Four disputadas.

La Final Four deja contrastes.

Desde Micic lanzándose al parquet al más puro estilo Rafa Nadal a Abrines pidiendo perdón a la afición del Barça, ubicada en una de las esquinas, con el descartado Oriola a su vera aplaudiendo cerca de un minuto.

Desde el abrazo de Ergin Ataman con Raznatovic tras el canastón de su querido cliente a la desolación de Bartzokas, derrocado en el último segundo, viendo cómo se esfumaba el sueño de repetir el éxito de 2013. El griego salió del pabellón agradeciendo el apoyo de los 12.000 aficionados que tiñeron de rojo el Stark Arena y las calles de Belgrado.

Desde el salto liberador -¡qué muelles!- de Laso con la bocina final al desfile de Jasikevicius hacia el túnel de vestuarios, mirada perdida, rostro impasible, en su segundo tropiezo consecutivo en una Final Four. Como sus homólogos Laso y Obradovic, que también perdieron sus dos primeras F4 siendo entrenadores del Madrid y Fenerbahce respectivamente, el lituano deberá esperar a 2023 para levantar su primera Euroliga con traje.

Desde el sentido abrazo de Rudy a Mirotic, intachable como líder anoche, y que utilizó el silencio como arma arrojadiza para resumir una noche aciaga de sus compañeros.

Gregg Popovich, que aceptó selfies al descanso, disfrutó de un sensacional ambiente al lado de David Rivers, cerca de un lesionado Jordi Bertomeu (tuvo un percance con su moto recientemente) y unas filas más arriba de la Niña (Zisis), la Pinta (Papaloukas) y la Santa María (Spanoulis). Entre los personajes ilustres también vimos a Jonas Maciulis, detrás del banquillo blanco, Nacho Solozobal y Epi en primera fila y un lozano Bodiroga que se acercó a hablar con ellos (imaginen la instantánea) en el entreacto.

No hay mejor guión para una Final Four que el vivido anoche en Belgrado. Dos semifinales decididas en un puño, por pequeños detalles, por una canasta. Gloria o dolor. La esencia del deporte.

La marabunta griega puso los decibelios, Micic la imagen para las portadas y el Madrid ganó la narrativa una vez más.

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)