Teñirse el corazón de verdinegro