Janis Timma relata los problemas del Khimki la temporada pasada desde dentro

Janis Timma relata los problemas del Khimki la temporada pasada desde dentro

Problemas económicos, marcha de jugadores, numerosas derrotas… El Khimki de Moscú fue una de las decepciones de la pasada temporada en la Euroliga y llevó al equipo ruso a una situación económica límite en el que esta campaña no va a disputar ni la Euroliga ni la VTB.

El letón Janis Timma, exjugador del Baskonia y que este verano ha estado en la Summer League con los Orlando Magic, ha relatado en una entrevista a un diario letón todo lo ocurrido durante la pasada campaña desde los problemas internos, la marcha de los jugadores, su enfrentamiento con el entrenador, la traición de sus compañeros rusos… Un relato que ayuda a entender todo lo acontecido la pasada campaña en el conjunto ruso:

«En un momento de la temporada, de una forma u otra, el equipo empezó a derrumbarse. Nadie tenía claro nuestra organización, el estilo de juego cambió, el clima del equipo se enrareció. Los jugadores comenzaron a culparse y ofenderse entre ellos y todo salió mal. Y para terminar el club comenzó a buscar culpables y a señalarlos directamente ‘tú, tú y tú. Este es demasiado viejo, el otro no puede hacer eso, tú no puedes jugar en tal posición…'»

«Se suponía que ellos habían hecho el equipo, ¿por qué ficharon a estos jugadores? Me dijeron que me había dedicado al mundo del espectáculo pero el año pasado yo no había hecho nada de esto. ¿Todo estaba bien y ahora todo está mal de repente? Además yo me encontraba en medio de todo ya que sabía tanto ruso como inglés. Los americanos me preguntaban qué pasaba y me pedían explicaciones y yo tenía que ir a los rusos y hacerles preguntas»

«Los que mandan se dieron cuenta de que la temporada debía ‘cancelarse’ y trataron de optimizar los gastos sin importar los métodos. Los extranjeros empezaron a salir del equipo uno a uno. A uno le mandaron a entrenar con el segundo equipo, a otro le dieron permiso para ir a casa y cuando estaba allí le dijeron que había desertado y abandonado el equipo sin permiso. Se hicieron cosas terribles, no para unir a los jugadores, sino para envenenar las relaciones y el clima del equipo»

Timma también ha relatado el problema que tuvo con Andrei Maltsev y que le llevó a abandonar el partido frente al Zielona Gora sin jugar al no ser titular:

«Llamé al entrenador y al GM para hablar y dije claramente que si no me necesitaban me dejasen marcharme. No estaba cobrando, no había dicho nada públicamente para no perjudicar al club pero si no voy a estar sobre la cancha me dejasen irme a otro lugar para poder jugar. Me dijeron que jugaba sin energía, que ya no era el mismo pero al mismo tiempo que el equipo me necesitaba. Así que solicité que en el próximo partido me pusiese entre los titulares. ¡No soy un jugador joven para dar respiro a un veterano! El año pasado jugaba 30 minutos por partido, podía hacerlo»

«Me prometieron que estaría en el quinteto inicial y que me darían tiempo. ‘Confío en ti, realmente me gustas mucho, todo saldrá bien’. Llegó el partido y no estaba el quinteto inicial previsto pero estuve calentando y a la hora de salir el entrenador señaló con el dedo a los titulares y yo no. Así que me levanté y me fui al vestuario. Hice todo lo posible para ser honesto, entenderlos y ser entendido, pero pedí jugar y tampoco me dejaron. Me di cuenta de que allí no me respetaban ni como jugador ni como persona así que me duché y me fui a casa«.

Sobre los compañeros de equipo rusos:

«Me sigo preguntando qué sucedió realmente, trato de entenderlos. Los jugadores a los que defendí al comienzo de la temporada convencieron a Kurtinaitis de que les dejara salir a la cancha para acostumbrarse y al final me clavaron un cuchillo en la espalda. Lo he repasado varias veces en mi cabeza y mi conclusión es que a la única persona que puedo culpar de todo esto soy yo mismo. Fue mi elección. El único jugador ruso con el que mantengo contacto es Shved, con el resto no he vuelto a intercambiar ni una palabra«.