EUROLIGAEstás viendo//Navarro y los X-Men
Navarro y los X-Men

Navarro y los X-Men

La noche era propicia para él. El Palau entregado, enfrente un equipo flojito como el Olimpija –no tienen nada que ver con el del año pasado– y todos los ojos del continente pendientes o de la pantalla de televisión o de la jornada virtual. En una semana repleta de partidazos, Juan Carlos Navarro volvió a reclamar toda la atención. En el quinto minuto del tercer cuarto Chuck Eidson robó un balón en media cancha y se lo regaló a la Bomba para que anotara una bandeja con la izquierda.
[Foto: Javier López, Rodolfo
Molina y Euroleague/Getty]

Puntos fáciles, como casi todos los que suma el de Sant Feliu (o al menos es lo que parece cuando lo hace él). La cuenta se elevaba a 14 tantos en el partido, 2.716 desde que disputó su primer encuentro de Euroliga en octubre de 2000 (contra el Buducnost). Ya no hay nadie por delante de él. ¿Y por detrás? Marcus Brown (2.715), Nikola Vujcic (2.444), Jaka Lakovic (2.417), JR Holden (2.388), Trajan Langdon (2.178)… De los nueve mejores anotadores que le van a la zaga, tres ya están retirados, uno en la NBA (Scola) y el resto enfilan la recta final de sus carreras. Navarro va a ser hombre récord para rato, sobre todo porque acaba de renovar hasta 2015 y seguirá engrosando, de manera constante y cabezona, su estadística. De hecho, si seguimos escrutando el horizonte, cuesta encontrar un candidato de peso para cazarle en el futuro. Splitter (1.436) y Teletovic (1.393) podrían, por edad (26 años ambos), pero en sus caminos está marcada la palabra NBA. Quizás el heredero de Navarro esté aún por nacer…

Factor X
Con la primera fase agotando su vida, cada vez más equipos van tomando forma, acercándose a lo que sus entrenadores quieren de las plantillas con las que cuentan. Muy llamativa es la aparición simultánea y masiva de hombres secundarios o de rotación que suplen las noches discretas de las estrellas, aportando ese Factor X que siempre se necesita para tener éxito. La semana pasada tuvimos varios ejemplos de estos X-Men.

Podríamos empezar con el Real Madrid, que se complicó un partido sencillo en apariencia ante el Belgacom Spirou (habían ganado por 24 en Bélgica). En una noche terrible en el tiro exterior (empezaron con 0 de 11), con un Rudy primero discreto y luego dañado –se hizo daño en la rodilla izquierda pero los exámenes del día siguiente revelaron que no era un problema grave–, y la defensa concediendo demasiadas facilidades, si el Madrid no se complicó más la noche –la derrota era una posibilidad que tomaba forma con cada minuto que pasaba; al inicio del último cuarto el marcador reflejaba un inquietante 73-74– fue gracias al ingrediente de lucha y casta que aportaron Martynas Pocius y Serge Ibaka…

… Más información en la revista GIGANTES.

YA EN TU QUIOSCO

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)