¿Otra vez? Pesic y el Panathinaikos vuelven a ser multados por la Euroliga

¿Otra vez? Pesic y el Panathinaikos vuelven a ser multados por la Euroliga

Pesic ya fue sancionado en octubre por criticar al director general del Sindicato de Jugadores de la Euroliga, Bostjan Nachbar

La última jornada del 2019 de la Euroliga ha dejado dos sanciones económicas importantes. Tanto el entrenador del FC Barcelona, Svetislav Pesic, como el conjunto griego del Panathinaikos han sido multados en el doble enfrentamiento español-griego que se produjo para dar carpetazo al año en la máxima competición continental.

Pesic y el Panathinaikos son multados… otra vez

El técnico del cuadro blaugrana vuelve a sufrir una sanción de esta índole, tras la que recibió hace un par de meses por criticar al director general del Sindicato de Jugadores de la Euroliga (ELPA), el ex NBA Bostjan Nachbar: «Quiere empezar la pretemporada el 24 de agosto. No es un chico normal», señaló en su momento el balcánico, que ahora ha perdido los nervios con los árbitros.

La nueva sanción se ha dado a conocer tras los incidentes durante el choque en el que su equipo se apuntó la decimotercera victoria en 16 partidos, en el Palau ante el Olympiakos (90-80). Sucedió en el tercer cuarto, cuando Pesic increpó a los colegiados una falta a Cory Higgins y fue expulsado, no sin antes seguir protestando a los árbitros y salir ovacionado del Palau.

En total, 6.000 euros para el serbio, según el punto 27.2.b del código disciplinario de la Euroliga en el contexto de faltar al respeto a la tripleta arbitral. Los colegiados del duelo fueron el esloveno Sasa Pukl, el italiano Carmelo Paternico y el polaco Tomasz Trawicki.

También ha habido consecuencias de la Euroliga en el choque entre el Panathinaikos y el Real Madrid. El partido que se llevaron los blancos en el OAKA (75-87) ha dejado una cuantía a pagar de 2.000 euros para el conjunto griego, por el lanzamiento de objetos a la pista durante el encuentro contra el conjunto madridista.

Curiosamente, el equipo heleno acababa de ser duramente sancionado (54.000 euros y un partido a puerta cerrada, el que jugó ante el Fenerbahçe de Obradovic). El motivo, «la incapacidad para adoptar las medidas de seguridad necesarias, el encendido de bengalas y fuegos artificiales dentro del pabellón y actos que se consideran una falta de respeto» en el derbi ante el Olympiakos que decidió Tyrese Rice.