‘Busgate’ del Panathinaikos: el dueño no echa a los rebeldes para poder luchar por la Liga