EUROLIGAEstás viendo//Xavi Pascual repasa su carrera en los banquillos: del Barça al PAO para terminar en el Zenit
Xavi Pascual repasa su carrera en los banquillos: del Barça al PAO para terminar en el Zenit

Xavi Pascual repasa su carrera en los banquillos: del Barça al PAO para terminar en el Zenit

El Zenit fichó a Xavi Pascual después de un año sin entrenar, tras dos exitosas etapas previas en el Barça y el Panathinaikos

Xavi Pascual fue el invitado del 16º episodio del Confinados sin Basket, en el que Sergio Vegas, Rafa Muntión, Iñaki Garaialde y Natxo Mendaza formaron parte de una charla con uno de los nombres propios de los banquillos europeos. El técnico español del Zenit de San Petersburgo repasó su carrera como entrenador, deteniéndose en sus etapas anteriores en el Barça y el Panathinaikos, para dejar claro que su condición de emigrante a otras ligas del continente no le ha servido más que para seguir creciendo en su profesión y llevarse experiencias personales para el recuerdo.

El currículo de Xavi Pascual es envidiable: cuatro ligas españolas, tres Copas del Rey, cuatro Supercopas, dos ligas y dos copas griegas, una Euroliga y un galardón de Entrenador del Año en la Euroliga, por citar lo logros más importantes. Sin embargo, el camino hasta llegar a esas altas esferas de los banquillos no se hizo de la noche a la mañana. Antes de convertirse en el entrenador más joven en ganar la Euroliga, Pascual pasó por todas las categorías del baloncesto español. «Entro dentro del perfil de entrenador no ex jugador que lleva un camino muy diferente. Empecé en minis cuando estaba estudiando segundo de BUP«, explica el técnico del Zenit. «Me saqué el título de entrenador nacional con 18 años y he entrenado en todas las categorías«, continua. «Los cuatro duros que ganaba me servían para pagar la carrera». Una carrera de ingeniero que acabó y ejerció, hasta que apareció Dusko Ivanovic y le ofreció un puesto de entrenador ayudante en el Barça en 2005.

Éxito absoluto en el Barça

Su capacidad de aprendizaje y profesionalidad le llevó a tomar las riendas del conjunto catalán después de tres temporadas junto a Ivanovic. En 2008 se convirtió en el entrenador jefe del Barça y los éxitos no tardaron en llegar. Ganó la liga y la Supercopa en 2009 y en 2010 alcanzó la gloria absoluta al proclamarse campeón de la máxima competición europea. «Ese año había un nivel de madurez táctica brutal», recuerda Xavi Pascual, que además hace hincapié en que «los fichajes llegaron en edad buena y con mucha hambre de título, y dentro había el mismo hambre porque habíamos estado cerca pero no lo habíamos conseguido». Dicho de otro modo, un equipo que remaba en una misma dirección y con un objetivo muy marcado. «Todos estábamos en la misma página desde el principio».

La aventura griega

El último título de Pascual con el Barça fue la Copa del Rey de 2015. Posteriormente, tras caer en cuartos de final de la Euroliga y perder la final de la Liga Endesa en 2016, el técnico fue despedido y tuvo que ampliar miras para encontrar un nuevo equipo. «Hay un día que tienes que tomar otro camino y apareció Panathinaikos«, dice con la mayor naturalidad del mundo. En Grecia vivió dos temporadas en las que regresó a la senda del éxito. Ganó dos ligas y dos copas, y fue nombrado Entrenador del Año en dos ocasiones. Aunque al margen de lo puramente deportivo, Pascual tiene también muy buenos recuerdos de lo que significa dirigir a un equipo como Panathinaikos en una competición como la helena. «Jugábamos en casa y en el entrenamiento previo le pregunté al general manager dónde se colocaba la afición del Olympiacos. Me dijo que si estaba loco. Por ley, un aficionado del Olympiacos no puede ir al campo del Panathinaikos y uno del Pahathinaikos no puede ir al del Olympiacos«, cuenta el técnico.

Precisamente el Olympiacos fue también su rival en uno de los momentos que más le han marcado a lo largo de su carrera, que no es otro que la consecución del título de liga en la cancha del eterno rival en un quinto partido de la final. «Al acabar el partido cogimos el autocar de vuelta después de horas porque no podíamos salir del pabellón», relata Xavi Pascual. «El autocar iba escoltado por alrededor de 1.000 motos. Al llegar al OAKA no se podía entrar porque había como 20.000 personas esperando. Es algo impagable para la gente de nuestro deporte».

Su vuelta a los banquillos

Los malos resultados provocaron su salida del Panathinaikos, donde le relevó Rick Pitino, y Xavi Pascual se tomó un año alejado de los banquillos. Tras ese tiempo, el Zenit de San Petersburgo acudió a él para entregarle las riendas del equipo y el entrenador se puso manos a la obra. «Después de un año parado empieza esta nueva etapa. No acababa de verme en ningún sitio y aquí estoy». Pese a que la crisis sanitaria mundial por culpa de la pandemia de coronavirus que estamos viviendo le ha dejado con la liga a medias, Xavi Pascual no tiene más que buenas palabras para un equipo que le ha recibido de la mejor de las maneras. «San Petersburgo es un club nuevo, de gente súper seria, una organización espectacular. Me ha sorprendido muchísimo. Pensaba que era buena porque me habían hablado bien, pero es aún mejor. Un club que quiere hacer las cosas bien. Que quiere crecer. Con un potencial importante de desarrollo, y más en estos tiempos que vienen ahora. Súper serio en todos los aspectos».  Un club que también puede decir que cuenta con un entrenador a la altura de las circunstancias.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)