5 detalles clave del histórico España-Estados Unidos, final olímpica de 2012

5 detalles clave del histórico España-Estados Unidos, final olímpica de 2012

12 de agosto de 2012. Una fecha histórica para el mundo de la canasta. Ese día se disputó, en el O2 de Londres, el considerado por muchos especialistas como uno de los mejores partidos de baloncesto disputados en toda la historia. Por segunda ocasión consecutiva, España se citaba con Estados Unidos en una final olímpica. Y tras rozar la proeza 4 años atrás en China (118-107), en la tercera final de unos Juegos para el combinado nacional la gesta quedó aún más cerca, por lo menos en lo cuantitativo (107-100).

España, que llegaba como vigente campeona de Europa a la cita ante un combinado norteamericano con sus mejores estrellas (LeBron James, Kobe Bryant, Kevin Durant, Carmelo Anthony, Chris Paul…) cambiaba de entrenador con respecto a Pekín. Sergio Scariolo había cogido los mandos dejados por Aito Garcia Reneses e hizo competir a España de nuevo a gran nivel, hasta el punto de que el exigente triunfo de los estadounidenses fue celebrado por todo lo alto dada la dificultad de vencer a una España que nunca perdió la cara.

Muchos vieron (y vivieron) intensamente ese auténtico partidazo, pero, ocho años después, ¿recuerdas estos 5 detalles que te vamos a dar sobre todo lo que rodeó a ese duelo?

5 cosas que quizás no recuerdas sobre el USA-España de los Juegos 2012

Lituania marcó el camino a una de las finales más igualadas de la historia. Era tan sólo la fase de grupos, pero a buen seguro que Scariolo y todo su staff técnico tomaron muy buena nota de la hoja de ruta que marcó Lituania haciendo ver que se podía ganar a los norteamericanos. En el penúltimo encuentro de la fase inicial en Londres, los lituanos cedieron únicamente por 5 puntos (94-99) llegando a poner contras las cuerdas de los jugadores de Coach K con Linas Kleiza como estilete (25 puntos).

Después, llegaría otro duelo tremendamente ajustado, el de la final, en el USA sacó todo su arsenal para poder con el combinado español en la que es, hasta ahora, la segunda final masculina resuelta por menos puntos de diferencia en unos JJOO. El 73-66 (también +7) de los americanos frente a la Unión Soviética en Tokio 64, y el escueto y famoso 51-50 con el que los soviéticos hicieron morder el polvo a USA Basketball cuatro años después (Múnich 72) los otros choques resueltos de manera agónica en una lucha por el oro.

La irrupción de Navarro. Hablando propiamente del choque, fue una auténtica oda al baloncesto. Un choque con intensidad no sólo en ataque viendo el marcador, sino también en defensa. Todos sacaron su mejor nivel… incluido un Juan Carlos Navarro renqueante en ese torneo. La Bomba llegaba a la pelea por el metal dorado con un bajo 6/18 en triples. Pues bien, ante los norteamericanos enchufó sus primeros tres, incluido un 3+1 inicial ante Kobe Bryant, y acabó con 21 puntos tras una primera mitad de ensueño en la que firmó 19. Estados Unidos no se quedó atrás, y comenzó con un 7/10 desde la larga distancia para acabar con un clave 15/37.

Gasol cogió el testigo con Durant respondiendo. Tras el descanso, al que se llegó con un igualado 59-58, el encargado de poner a tope su maquinaria personal fue Pau Gasol. El de Sant Boi acabó como máximo anotador español con 24 puntos, pero 15 de ellos los produjo en un tercer período del que España salió muy viva (83-82). Claro está, enfrente estaba Kevin Durant. Sus 30 puntos fueron determinantes y clavaron dagas en el corazón de los aficionados españoles en momentos decisivos en los que se creía que se lograría el sueño. Por cierto, tanto Gasol como Durant acabaron entre los cinco máximos anotadores y en el quinteto ideal de los Juegos de Londres… pero ninguno se llevó el premio a máximo anotador. Ese honor fue para el australiano Patty Mills (21,2 puntos de promedio), actual jugador de los Spurs, que llegó hasta los 39, tope del torneo, en la fase inicial ante Gran Bretaña.

España dio 9 asistencias más que su rival. En el crecimiento anotador del combinado de Scariolo en la final (promedió 80 puntos en los Juegos y llegó hasta 100 en el citado encuentro) tuvo mucho que ver la capacidad de compartir la pelota que tuvo España para pelear hasta el último instante por el oro. De hecho, el actual campeón del mundo se fue hasta las 22 asistencias, por las 13 que repartió Estados Unidos durante los 40 minutos. Sólo entre Pau y el Chacho repartieron las mismas que los americanos (7 el catalán y 6 el canario).

Aunque te parezca mentira… Harden jugó 1 minuto. No es una broma. Hoy es uno de los tres candidatos a conseguir su segundo MVP de la NBA, lleva tres temporadas con promedios jordanescos superiores a los 30 puntos de media y desde la 2012-2013 está por encima de la veintena en anotación… pero en esos JJOO la Barba no contaba para Mike Krzyzewski. Y eso que ya había sido capaz de firmar una campaña de 16,8 puntos de media en el que sería su último curso en los Thunder antes de llegar a los Rockets para explotar… y que ya había jugado una final de la NBA a sus espaldas con OKC. Pero para el mítico entrenador de Duke no era suficiente y Harden apenas pisó unos segundos la cancha del O2 de Londres en unos Juegos que siempre se recordarán por una final absolutamente histórica.

Si tienes ganas de volver a ver ese sensacional encuentro… aquí lo tienes al completo.