El otro ‘Flu Game’: Dirk Nowitzki y su partido heroico en las Finales de 2011

El otro ‘Flu Game’: Dirk Nowitzki y su partido heroico en las Finales de 2011

No sólo Michael Jordan jugó un partido de las Finales NBA en condiciones físicas peregrinas, también Dirk Nowitzki

En The Last Dance se ha hablado sobre el quinto partido de las Finales NBA 1997 en el que Michael Jordan se exhibió (38 puntos) estando para el arrastre. Para el recuerdo quedan sus imágenes en el banquillo y la de Pippen agarrándole para que no se cayera. No estaba en condiciones de jugar, pero su actuación fue clave para ganar aquel campeonato y se renombró aquel partido como ‘The Flu Game’ (en español, ‘El Partido De La Gripe’) aunque en el mismo documental Jordan ha negado que sufriera tal enfermedad: fueron unas pizzas que pidió a domicilio y que ingirió la noche antes las que causaron tal indisposición. Pero el ’23’ no fue el único que hizo tal locura en un escenario tan decisivo, también hay que contar con lo que firmó Dirk Nowitzki.

En el caso del ala-pívot alemán su partido de capa de héroe fue el cuarto de las Finales NBA 2011. Los Mavericks se medían a los Heat y Dirk Nowitzki era el estandarte de los de Dallas, que cinco años antes habían perdido las Finales contra el mismo equipo. La serie llegaba 2-1 a favor de los de Florida, que le habían robado el factor-cancha a su contrario. Era crucial ese cuarto, ya que la eliminatoria volvería a Miami y Dallas necesitaba empatar para tener algún resquicio en lo que quedaba. Nowitzki tuvo que tirar de tragaderas y coraje para ponerse al frente del equipo una noche más. Su temperatura corporal era de 102 Farenheit (en conversión, 38,8 Celsius). El reto era mayúsculo, pero ganaron. 86-83 y con el jugador europeo como máximo anotador de los locales con 21 puntos en la cuenta. Una actuación sobrehumana.

«Con esa fiebre ya es difícil salir de la cama y él estaba jugando contra los mejores deportistas del mundo», explicó Tyson Chandler en aquel momento. Caron Butler, otro de los compañeros de Nowitzki en esa plantilla, ha recordado recientemente esta curiosa circunstancia: «Mi querido Dwyane Wade y también LeBron [James] se estaban cachondeando de él de una forma muy loca y eso nos hizo reaccionar de forma grupal. Era nuestro líder y queríamos apoyarle y que nos sintiera cerca. Ahora tiene algo de gracia, pero Dirk estaba realmente jodido aquel día. Creo que cuando hablamos de las actuaciones más impresionantes de la historia del deporte a ésta no se le da el crédito que merece; con ella nos condujo al Anillo subiendo su propio nivel».