Jason Williams disecciona uno de los ‘highlights’ más famosos de su carrera

Jason Williams disecciona uno de los ‘highlights’ más famosos de su carrera

¿Recuerdas aquella jugada en la que un rookie Jason Williams rompiá a Gary Payton en pleno contraataque? Su protagonista la explica con detalle

Cuando se repasan los higlights de Jason Williams en la NBA, muchas de las jugadas que se recuerdan son de su año de novato o sus primeros pasos en la Liga. Una de ellas es un inolvidable crossover a Gary Payton, cuando éste todavía jugaba en los Seattle Supersonics, allá por la campaña 1998-99. El propio J-Will comentó dicha acción con la gente de House of Highlights en un especial que hicieron con el jugador y reveló varios secretos sobre lo sucedido, desde cómo preparó todo para poder dejar en sitio a ‘El Guante’ a su reacción tras romper a su rival.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

⁣ Who should @OmarHoH do Reacting to Highlights with next?

Una publicación compartida de House of Highlights (@houseofhighlights) el

«La jugada anterior lancé desde aproximadamente 9 metros [delante de él] y la metí. Fue como una especie de preparación para la siguiente jugada», explica un Jason Williams que ya había hecho parte del trabajo para cuando volviese a encarar a Gary Payton. El base de los Sonics esperaba otro lanzamiento de larga distancia así que «cuando quiso seguirme ya era demasiado tarde».

El por entonces base de los Sacramento Kings además confiese el cúmulo de emociones que vivió tras aquel crossover, admitiendo que esperaba represalias por parte de un rival sobradamente conocido por sus dotes para el trash talk, que sin embargo estuvo de lo más comedido inmediatamente después de haber quedado en evidencia ante un novato. «No dijo nada justo después de la jugada, pero más tarde yo estaba cagado de miedo, no voy a mentir. Empezó a a hablar demasiado. Yo no iba a decirle nada, porque como he dicho estaba asustado», cuenta J-Will.

Sin embargo, Jason Williams nunca ha sido un jugador de cebarse cuando superaba a algún defensor, con alguna rotura de tobillos o cintura de por medio. El que fuera uno de los bases más espectaculares de todos los tiempos deja en House of Highlights una reflexión de lo más interesante y que muchos deberían aplicarse: «A todo el mundo le van a pillar en algún momento, ¿no?».

Jason Williams y Gary Payton, de la mano hasta el título

Como todos los jugadores de la historia, Jason Williams contaba con un buen número de seguidores y otro no menos grande de detractores. Dependiendo de quién hable, las referencias al base de Virginia pueden ser de jugador sobrevalorado al máximo o infravalorado al extremo. Un clásico ejemplo del «para gustos, colores», tal y como explican Gonzalo Vázquez y Andrés Monje en el episodio especial que dedicaron al jugador en El Reverso. Sin embargo no se era justo con él cuando se decía aquello de «ningún equipo ganará un título de la NBA con Jason Williams como base titular». Esa afirmación no pocas veces escuchada se esfumó en 2006, cuando los Miami Heat ganaron el anillo con J-Will como point guard titular, repartiendo juego a un Dwyane Wade a un nivel impresionante y a un descomunal y dominante Shaquille O’Neal.

Curiosamente, Gary Payton también fue parte de la plantilla del primer campeonato de la historia de los Miami Heat. De hecho, el base declaró con el paso del tiempo en The Herd que llegó al conjunto de Florida porque Pat Riley le quería como mentor para Jason Williams, aunque terminó siendo la voz de todo un vestuario. «Organicé una reunión de jugadores en Dallas y les dije a todos lo que haría cada uno. Les dije que este chico [referido a Dwyane Wade] iba a hacer todo lo necesario por nosotros. Que cada uno tendría un rol, que Shaq haría algunas cosas, pero que Wade nos iba a dar algo», recuerda Payton. Todos entendieron el mensaje, incluido un Jason Williams que supo adaptarse a la situación y ser parte activa de un título con el que cerró muchas bocas.